Banco Mundial mejora pronóstico de crecimiento en China

La fuerte política de estímulo debería mantener el crecimiento de China a un ritmo respetable este año y en el 2010, pero una recuperación sólida es poco probable por la debilidad global y la escasa inversión no gubernamental, dijo el jueves el Banco Mundial.

En una actualización trimestral, el banco revisó al alza su pronóstico del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) chino en el 2009 a 7,2 por ciento, aún por debajo del objetivo oficial de Pekín de un 8 por ciento, pero por encima del 6,5 por ciento que el organismo proyectó en marzo.

El crecimiento en el 2010 posiblemente será un poco más sólido, de un 7,7 por ciento, señaló el reporte.

El banco espera que las reservas cambiarias de China crezcan en 218.000 millones de dólares este año, su menor incremento desde el 2005, luego de incrementarse en 419.000 millones de dólares en el 2008 y 462.000 millones de dólares en el 2007.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




 Esto se debe principalmente a que el banco ahora pronostica un desproporcionado déficit en cuenta de capital de 170.000 millones de dólares este año.

Esto sería impulsado por una variedad de flujos financieros de salida que incluirían transacciones no reveladas entre el banco central e instituciones financieras y un creciente flujo de salida por parte de la inversión extranjera directa.

Esas salidas ya sumaron 109.000 millones de dólares en el primer trimestre, limitando el incremento en reservas cambiarias en el período de enero a marzo a sólo 8.000 millones de dólares.

Las reservas de China llegaban a 1.950 billones de dólares al final del primer trimestre, lo que la convierten en la mayor del mundo.

“Parece haber existido una intención en dejar que el capital saliera fuera de China en esas distintas formas”, dijo en una rueda de prensa Louis Kuijs, un economista de la oficina del Banco Mundial en Pekín.

Kuijs manifestó que esos flujos serían acorde con el declarado deseo chino de diversificar los activos externos del país. Pekín tiene especial interés en la inversión en los sectores de energía y materias primas.

“En el futuro podríamos ver esos cambios en la composición de flujos de capital (…) dada la percepción de riesgos y rendimientos de diferentes tipos de activos extranjeros”, agregó Kuijs.

Fuente: Reuters

comments

Autor entrada:

Deja un comentario