Carro ambulante de comida peruana enamora Nueva York

La gastronomía peruana cada vez va ganando más adeptos con la apertura de nuevos restaurantes en todo el planeta las que se convierten en pequeñas embajadas encargadas de difundir los deliciosos potajes de nuestro país.

De tal modo que desde hace dos años, el olor a anticuchos y del lomo saltado recién flameado, cobra protagonismo en una de las ciudades cosmopolitas más importantes del mundo: Nueva York.

Comida peruana conquista La Gran Manzana

Efectivamente, en pleno corazón de La Gran Manzana, Morocho Peruvian Fusion, es un food truck ( camión de alimentos que son populares en la mayoría de ciudades de Estados Unidos), viene conquistando con el sabor peruano a propios y extraños gracias al empuje de dos hermanos amantes de nuestra sazón; Miguel y Rafael Samanez, este último egresado de la Academia Culinaria de California.

Así, poco a poco, este carrito ambulante empezó a ganar fama y hoy se han convertido en la sensación culinario en Union Square, que es una importante e histórica plaza en Manhattan.

Los hermanos Samanez cuentan que luego de transitar por diversos restaurantes de una amplia gama de culturas gastronómicas, decidieron apostar por convertir su camión en un restaurante móvil para así ofrecer la comida peruana por varias áreas de la Gran Manzana.

En este negocio ambulante, Morocho Peruvian Food, ofrecen comida “gringa”, pero también preparan los mejores platos de la gastronomía peruana, desde un pan con chicharrón peruano, anticuchos, un ají de gallina o lomo saltado.

comida peruana

Comentan que venden entre 150 y 250 platos al día y cada vez preparan más. En su “menú” venden papa a la huancaína y ají de gallina a 5 dólares, una hamburguesa a lo pobre por 7 de los verdes. Lamentablemente, el cebiche es el gran ausente, pues la Municipalidad de Nueva York prohíbe preparar frutos del mar en puestos ambulantes.

Así que comer en un food truck implica ya un cierto gusto por lo nuevo, lo que a fin de cuentas es una cultura del descubrimiento y de probar cosas desconocidas quiza´s para el paladar neoyorquino. No en vano esta industria “sobre ruedas” cuenta con más de tres mil puestos de camiones con licencia, que mueven cerca los 450 millones de dólares al año.

Un dato final: la inversión de los Samanez fue de 30 mil dólares y por ahora el negocio, marcha sobre ruedas.

Vía: apega.pe
Foto: apega.pe

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion