China será la economía más grande del mundo en el 2030

El Banco Mundial dijo que la economía china se está acercando a un punto que exige que relaje su control sobre la industria y se mueva hacia el libre mercado, además de que el país se transformaría en la economía más grande del mundo en el 2030.

Sin nuevas políticas para aliviar las desigualdades en el ingreso y fomentar el consumo interno sustentable, China podría enfrentar problemas sociales, mientras que una dependencia excesiva de las exportaciones podría crear tensiones comerciales inmanejables en el extranjero, advirtió la institución.

Como los líderes chinos saben, el modelo de crecimiento actual del país es insostenible. Este no es el momento para sólo salir del paso, es tiempo de adelantarse a las cosas y adaptarse a grandes cambios en el mundo y en las economías nacionales, señalo Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial.

El informe recomienda fortalecer una economía de mercado, fomentar la innovación, volverse “verde”, proveer seguridad social para todos, mejorar el sistema fiscal y buscar relaciones de beneficio mutuo con el mundo.

El organismo instó a Pekín a liberalizar el sistema bancario, permitir que las tasas de interés sean fijadas por el mercado, desarrollar su sector privado, proteger los derechos de los agricultores y reducir la dependencia que los gobiernos locales mantienen de los ingresos de terrenos.

Una economía reestructurada ayudaría a China a dar el salto desde un país de ingreso medio a uno de ingreso alto, y evitar así la “trampa del ingreso medio”, donde el crecimiento del ingreso y de la productividad del país se estancan después de que alcanzan cierto nivel.

La abrumadora influencia comercial china avivaría las tensiones en el comercio, ya que su participación en el mercado exportador mundial subiría a un 20% hacia el 2030, casi el doble del máximo de la cuota de mercado de Japón a mediados de la década de los ochenta. “Si China sigue su actual trayectoria, causaría fricciones comerciales inmanejables mucho antes del 2030”, dijo el informe.

Pekín criticó algunas de las sugerencias del organismo, diciendo que no eran lo suficientemente amplias y objetivas. Dong Tao, economista de Credit Suisse en Hong Kong, advirtió a los inversores contra la idea de que Pekín adoptaría todas las ideas del Banco Mundial, en especial respecto a las privatizaciones. “Como economista, soy admirador de las economías de mercado. Pero Pekín tiene que equilibrar lo que es bueno económicamente con lo que es política y socialmente práctico”, acotó.

Fuente: Gestión

{fcomments}

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion