Cómo Google fue sancionado por desconocer el Derecho al Olvido

Ahora toda persona tiene derecho a solicitar que un banco de datos elimine total o parcialmente su información personal de su base de datos.

Luego de una larga batalla en los juzgados, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea le daba la razón al ciudadano español, Mario Costeja González: Google tenía que borrar varios resultados enlazados a La Vanguardia que aparecían al buscar por su nombre.

Y esto porque se le atribuían unas deudas económicas que Costeja asegura haber pagado ya. Se implementaba así de forma oficial el “derecho al olvido” en la Unión Europea.

Así que Google, al igual que el resto de buscadores, tuvo que implementar entonces un formulario que permitiera a cualquier persona el solicitar la eliminación de resultados relacionados con su nombre.  Pero, ¿cómo es el “derecho al olvido” que exige la UE?

Según lo estipulado por la Unión Europea el pasado Mayo, un buscador está obligado en determinadas condiciones “a eliminar de la lista de resultados obtenida tras una búsqueda efectuada a partir del nombre de una persona, los enlaces a páginas web publicadas por terceros que contengan información relativa a esta persona”.

Y, todo ello, sin necesidad que los autores originales de la información la hayan borrado (en el caso de Costeja, los artículos de La Vanguardia siguen existiendo). De tal modo que el Tribunal reconoció que esta supresión de enlaces “podría tener repercusiones” en el interés legítimo de los internautas que buscan una determinada información, así que también estipula que fue preciso buscar un justo equilibrio entre este interés y los derechos fundamentales de la persona afectada, en particular el derecho al respeto de su vida privada y el derecho a la protección de los datos de carácter personal.

Finalmente, el hecho de que Google se niegue a borrar un resultado no significa que el que solicita su eliminación haya perdido todas sus posibilidades. En concreto, desde la UE aseguran que la persona afectada podrá acudir a los tribunales con el fin de que sean estos los que “lleven a cabo las comprobaciones necesarias y ordenen al responsable que adopte medidas precisas en consecuencia”.

El “derecho al olvido” de Google

Poco después de conocerse la sentencia del Tribunal Judicial de la Unión Europea, desde Google se pusieron manos a la obra e implementaron un formulario a través del cual cualquiera puede pedir que un resultado no aparezca en Google al buscar por su nombre. Además de la URL y otros datos personales, el solicitante tiene que adjuntar un carnet de identidad o similar para demostrar que es él realmente el que envía la solicitud.

Y luego, ¿qué? Google publicó un completo documento en el que detallaba el proceso. Merece la pena destacar que no se trata de un proceso automatizado, sino que cada una de las solicitudes se revisa por personal de Google propio. ¿Y quiénes revisan cada solicitud?

Según The Guardian, Google ha contratado un número no especificado de asistentes legales para poder hacer frente a todas las solicitudes que están recibiendo. Hasta hoy, Google asegura haber recibido 169.288 solicitudes en referencia a la retirada de 573.483 resultados de búsqueda.

Otro dato señala que el 41,8% de las URL mencionadas han sido eliminadas, con el 58,2% rechazadas. Entre las páginas con más resultados eliminados están Facebook, Profile Engine, Google Groups, YouTube y Badoo.

Vía: Xataka

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados