Cómo una startup inspirada en “Terminator” revolucionó la impresión 3D

La compañía fundada por el profesor de química pretende revolucionar la impresión 3D para todo el mundo, que van desde usuarios individuales hasta aplicaciones a escala industrial.

Joseph DeSimone, el CEO y cofundador de Carbon, una innovadora empresa de Silicon Valley, revela que su inspiración para las nuevas tecnologías de impresión  3D de su compañía  llegó de la película de 1991, “Terminator 2: El día del juicio”.

En aquel film se observa al robot humanoide T-1000 emerger de un baño de líquido metálico para alzarse sobre dos piernas. En el sistema que imaginó DeSimone se proyectarían patrones de luz sobre el baño, como imágenes sobre una pantalla de cine, a medida que el brazo de la impresora iba ascendiendo.

Entonces, cuando el material se endureciera, crearía un objeto de golpe, en lugar de por capas. Esta es la clave de su empresa para la impresión 3D.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Innovadora tecnología

En efecto, su empresa ahora aplica esta nueva forma de impresión 3D que se hace mediante una nueva técnica más rápida que las anteriores y funciona con muchos más tipos de plástico. La forma en la que la impresora extrae el objeto del baño crea la ilusión de que la pieza extraída ya existía.

Pero en realidad, el líquido es un material precursor fotosensible. Un proyector digital proyecta luz ultravioleta sobre el fondo de la reja, en el primero de los dos pasos necesarios para endurecer el material que formará el objeto de plástico.

Gracias a su técnica para imprimir objetos rápidamente con polímeros de alto rendimiento como poliuretanos y resinas de epoxi, Carbon, que nació hace cuatro años, persigue un enfoque diametralmente distinto al de otros métodos de impresión 3D, que colocan capas de plástico una por una.

Te puede interesar: Anthony Atala, el científico peruano que busca crear riñones con una impresora 3D

Eso limita la calidad de muchos productos impresos en 3D, pero Carbon fabrica un objeto mediante un proceso continuo, lo que evita algunos de los problemas más típicos de la impresión 3D.

DeSimone afirma que su tecnología permite imprimir objetos poliméricos rápidamente, y en algunos casos hasta miles de veces más rápido que otras impresoras 3D, y emplean un abanico más amplio de materiales, incluidos elastómeros flexibles y plásticos duros y resistentes. Su avance ha situado a Carbon en el puesto 18 de la lista de las 50 Empresas más Inteligentes de 2017.

Antes de fundar Carbon en el 2013, DeSimone trabajó como profesor de química Universidad de Carolina del Norte (EEUU). Y en 2012, cuando la impresión 3D empezaba a hacerse popular entre los hackers que utilizaban modelos domésticos, DeSimone decidió fundar una empresa dedicada a fabricar impresoras 3D más baratas.

Vía: technologyreviwes,es

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P