Conoce la historia de dos hermanos que estafaron todo USA vendiendo chocolate artesanal

La historia de estos dos hermano que se hicieron pasar por hipsters, comenzó con una idea de vender supuesto chocolate artesanal, y terminaron conviertiendose en la marca de chocolate artesanal mas importante de USA.

los-mast-brothers-brooklyn

Si hay un chocolate que estaba causando sensación en los neoyorkinos, es el que lo producen los hermanos Rick y Michael Mast. Su tienda, Mast Brothers Chocolate, ubicada en Williamsburg, Brooklyn, se convirtió es el punto obligado para todos los amantes del chocolate que paseaban por la Gran Manzana.

Los hermanos Mast fundaron su tienda en el 2007 y en pocos años, supuestamente, se ganaron un lugar entre los mejores chocolateros del mundo en vista de su especial cuidado en los orígenes de los cacaos que utilizan y un énfasis muy notorio en el trabajo artesanal y la ecosostenibilidad.

Ellos mismos pregonaban a los cuatrovientos que han viajado por todo el mundo, desde el Perú hasta Papua Nueva Guinea, en busca de la mejor materia prima. Lo cierto es que con ese look bastante hipster, un discurso que se apoya en la manufactura artesanal y una fuerte inversión en diseño, los hermanos Mast se convirtieron en poco tiempo en los nuevos dioses del chocolate.

Fraude comercial

Pero, recientemente, el blog gastronómico DallasFood difundió una investigación en la que se afirma que el chocolate hecho por los Mast Brothers no cumple las condiciones para catalogarse como chocolates orgánicos. 

En el post, titulado “Mast Brothers: What Lies Beneath the Beards” (“Hermanos Mast: Lo que se esconde detrás de las barbas”) se presentan una serie de pruebas que verifican que en un principio los Mast fundían chocolate de Valrhona, un fabricante industrial francés, para preparar sus barras y no lo hacían desde cero como aseguraban.

Te puede interesar: Como iniciar un negocio de chocolates caseros

chocolates

Asimismo, según la investigación de DallasFood, cuando los llamados “Milli Vanilli de la industria de chocolates”, intentaron hacerlo como originalmente habían aclamado: solo con cacao y azúcar, el cambio de sabor y textura fue tan notorio que el consumo disminuyó considerablemente. Cabe anotar que cada chocolate lo vendían a 7 dólares y el pack de tres barras a 20 dólares.

Entre las pruebas que ha recopilado para demostrarlo se encuentra un e-mail de 2008 en el que Rick Mast le admitía a un chef de Oklahoma que utilizaban “pasta de cacao de Valrhona para experimentar con nuevas recetas”.

También la revista Quartz ha ampliado la investigación por su cuenta y ha recabado dos testimonios que confirman que, durante ese mismo período, los Mast también reconocieron la utilización de esa marca de chocolate del fabricante francés.

Marketing Hipster

El verdadero truco en la venta de chocolate supuestamente artesanal era la imagen del dío que los comercializaba. En menos de un año, los hermanos transformaron su imagen: pasaron de ser jóvenes universitarios del montón a chocolateros artesanales y hipsters con barba espesa. La imagen de autenticidad, compromiso y honestidad que transmitían los hermanos era una simple una operación de marketing.

fabrica-de-chocolate

El caso de los Mast Brothers vuelve a poner sobre la mesa el debate sobre los productos que llegan al mercado como artesanales, un sector cada vez más en boga, pero cuestionable en materia de regulación y verificación.

Lo cierto es que las revelaciones también pueden tener implicancias en el sector del chocolate orgánico y artesanal. Se trata de un mercado emergente pero en el que, tal y como demuestra este caso, aún no existen marcos de referencia sólidos. Es decir, se compran chocolates caros pero no se sabe qué sabor deben tener para ser considerados buenos.

Vía: playgroundmag.net

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados