Consecuencias de la baja inflación en Europa

deflacion-versus-inflacion

Los fantasmas de la inflación y de la hiperinflación son altamente peligrosos, y eso lo sabemos todos los peruanos. Pero la hiperinflación es tan peligrosa y dañina para la economía como lo es baja inflación, o peor aún, la deflación. Tomemos el caso de la Unión Europa. El Banco Central Europeo asegura haber frenado la crisis, sin embargo la inflación esperada del 2% nunca llega. La inflación en los países europeos crece a niveles irrisorios, y de mantenerse esta línea, puede llegar la aterradora deflación.

Veamos, entonces, los peligros de baja inflación con respecto a este caso particular:

LA DEMANDA

Suscríbete a nuestro boletín informativo




La baja inflación afecta a la demanda negativamente. La demanda en la Unión Europa, en el último trimestre del 2014, fue de tan solo 5%, debajo de la escala que presentaba este bloque antes del inicio de la crisis. A una demanda tan baja, la economía crea sus propias respuestas (para nada positivas): menor inversión y empleo.

LA DEFLACIÓN COMO RIESGO FUTURO

Las expectativas están al 2%. Pero, vivir de esperanzas no alivia en nada el presente. Y puede ocurrir lo mismo que en Japón. También en ese país asiático se esperó elevar la inflación. Sin embargo, la deflación tomó el poder. Actualmente, solo dos países de este bloque presentan inflación negativa. Sin embargo, si el rumbo macroeconómico sigue igual, podrían sumarse más países a este mismo bando.

LA COMPETITIVAD

Este factor puede ser decisivo en los países de economía más débil dentro del bloque. Si bien se espera que el rango medio de inflación se eleve a 2% en la Unión Europa, esto no quiere decir que todos alcancen dicha meta. De ocurrir un panorama así, los países más industrializados alcanzarían una media de 3%, mientras los más desafortunados alcanzarían un 1%. En otras palabras, la falta de competitividad entre los países líderes y los débiles continuaría. No es de extrañar que muchos habitantes de estos últimos países migren a los países más industrializados en busca de mejores oportunidades.

¿Soluciones a la vista? Muy pocas. El Banco Central Europeo sigue en la misma tónica, que todo va viento en popa, y que la crisis está a punto de extinguirse. Tal vez, cuando deje de lado las presiones, la autoridad económica europea pueda observar el peligroso panorama que aún se cierne sobre el Viejo Continente.

Vía: Financial Times

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario