Crece el comercio entre los países miembros del Mercosur

Pese a los reiterados tropiezos y constantes disputas públicas, el intercambio comercial se está expandiendo entre los miembros del Mercosur, la unión aduanera sudamericana.

Este año, el intercambio comercial está en vías de alcanzar un total cercano a los US$41.000 millones entre los cuatro miembros originales de Mercosur -Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- y Venezuela, país que intenta convertirse en miembro pleno, declaró recientemente a un grupo de corresponsales extranjeros el embajador de Brasil en Argentina, Enio Cordero.

Ese monto se compara con los US$9.000 millones de 2002 y los US$4.500 millones de 1991, el año de la creación del Mercosur.

Venezuela se convertirá en miembro pleno tras la aprobación de los Congresos de los miembros originales. Bolivia, Chile, Colombia y Ecuador son miembros asociados.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




En tanto, el Mercosur está tratando de negociar acuerdos comerciales con otros grupos, como la Unión Europea. Y el grupo comercial parece listo para firmar un tratado comercial con Egipto esta semana cuando el Mercosur celebre una cumbre en Argentina.

La mayor parte del comercio del Mercosur se desarrolla entre Argentina y Brasil, las mayores economías del grupo. Las empresas brasileñas han invertido en el último tiempo más de US$10.000 millones en Argentina, mientras que las firmas argentinas han invertido cerca de US$4.000 millones en Brasil, según Cordero.

Nueve de cada 10 autos fabricados en Argentina se exportan a Brasil y muchos de ellos son ensamblados a partir de piezas de auto manufacturadas en Brasil.

Cordero sostuvo que afortunadamente el Mercosur ha mostrado mucha vitalidad y añadió que la agrupación es una unión aduanera que apunta a ser una área de libre comercio y un mercado común dentro de cuatro años. Pero como en muchas relaciones, la unión entre las dos principales economías del Mercosur ha tenido sus problemas.

Argentina recientemente impuso límites informales a las importaciones de alimentos brasileños. Ejecutivos de cadenas de supermercados y otros importadores en Buenos Aires dijeron que el secretario de Comercio de Argentina, Guillermo Moreno, los llamó personalmente para pedirles que dejaran de comprar ciertos productos de Brasil y otros países.

Moreno esperaba que reducir las importaciones ayudaría a impulsar el superávit comercial de Argentina, indicaron los importadores. Sin embargo, sus políticas nunca se pusieron formalmente por escrito, lo que permitió que la presidenta argentina, Cristina Fernández, dijera que el gobierno no estaba bloqueando el ingreso de ningún producto brasileño.

Cordero sostuvo que tales obstáculos son simplemente un aspecto normal de las negociaciones comerciales y que toda vez que se tenga intercambio comercial entre dos países, surgirán conflictos. Añadió que no dramatizaría estos conflictos, pues no son un problema, y que lo serían si no se tuviera la voluntad de resolver los conflictos, pero que esa voluntad existe.

El embajador manifestó que el comercio entre Argentina y Brasil creció 50% en el primer semestre de 2010 respecto de un año antes. No obstante, si bien los dos países han resuelto muchas disputas en los últimos años, el Mercosur como un todo ha tenido dificultades para acordar un código aduanero común, lo que es un prerrequisito para establecer una genuina área de libre comercio.

Cordero señaló que no cree que sea posible concluir un acuerdo aduanero en la próxima cumbre y que ello probablemente tomará más tiempo.

Fuente: América Economía

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion