Crisis y falta de mercado ahogan a confeccionistas bolivianos

La crisis internacional y el cierre de mercados afectan también a los confeccionistas de Cochabamba que actualmente trabajan con el 50 por ciento de su capacidad productiva, lo que repercute en el empleo, informaron ayer la Cámara de la Pequeña Industria (Cadepia), la Cámara de Exportadores (Cadexco) y la Asociación de Confeccionistas de Cochabamba (ACB).

La ACB indicó que, en el último año, 12 talleres de los 25 afiliados a su organización cerraron porque no podían sostener el negocio.

Las pérdidas de los pequeños, medianos y grandes empresarios cochabambinos se suman a las de otros en El Alto que, según datos de la Federación de Empresarios de La Paz, decidieron migrar a Perú para abrir allí sus talleres, y a la crisis de la gran fábrica América Textil (Ametex) que tuvo que despedir a unos 1.300 operarios.

“Hasta el momento percibimos que muchas pequeñas industrias han reducido su capacidad de operación a lo mínimo necesario, sin despedir obreros, pero con  mucha cautela respecto a lo que pueda suceder con la demanda de productos básicos que está disminuyendo gradualmente”, dijo Daniel Santiesteban, gerente general de Cadepia.

Señaló que no tienen informes sobre despido de trabajadores en su sector y señaló que el desarrollo de proyectos, la expansión de actividades o la realización de inversiones en los rubros de alimentos, madera, metalmecánica, confección, cuero, químicos y plásticos, están estancados, porque hay un achicamiento de la demanda nacional.

El presidente de Cadexco, Goran Vranic, indicó no tener ninguna información sobre desplazamiento a otras regiones o países de empresas exportadoras.

La demanda en picada
Los confeccionistas identificaron que una de las causas para que su producción haya bajado es la caída de la demanda en el mercado local seguido por la persistencia del negocio de la ropa usada.

Omar Soria, presidente de la Asociación de Confeccionistas de Cochabamba, dijo que en su sector existen muy pocos exportadores y la mayoría produce para el mercado local y nacional.

Para los exportadores, el gran problema tiene que ver con que algunos países pusieron restricciones a las importaciones e incrementaron las trabas burocráticas, por efecto de la crisis internacional, a esto se suma la suspensión de la Atpdea.

Fuente: Los Tiempos.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.