El idioma podría establecer tu capacidad de ahorro

Ahorro e idioma

Generalmente pensamos que el idioma es una herramienta de comunicación. No obstante, la capacidad de ahorro de las personas parece estar ligado a la lengua que hablan. Keith Chen, economista de Yale tiene una teoría sobre el tema, en el que divide los idiomas de acuerdo al tiempo gramatical que le dan al futuro. Así, los que utilizan tiempos gramaticales y verbos específicos para el futuro (como el inglés y el español) tienden a ahorrar menos. No es lo mismo decir “ahorro mañana” que decir “mañana ahorraré”.

Esto se debería a que el lenguaje habla del futuro como un tiempo parte del presente. Entonces el cerebro asume esa idea y la posiciona. A su vez, esto ocasiona que siempre que hablemos del futuro lo veamos como un tiempo lejano. Según el creador de esta idea, sus estudios han demostrado que personas del mismo lugar y con el mismo nivel de vida tienen conductas de ahorro diferente, marcadas por el tipo de lenguaje que emplean.

Sin embargo, hay personas que se han mostrado poco convencidas de esta teoría y hasta han criticado a su creador por la idea descabellada de pensar que el idioma incide en la capacidad de ahorro de las personas. En el común denominador de las personas se entiende que el ahorro se da cuando las personas tienen la solvencia económica, la costumbre (ganada por experiencias pasadas) y cuando la sociedad en la que vive le haya inculcado ese valor.

Sea como sea, la realidad es que la manera en que hablamos incide en las cosas que creemos. Si alguien se suele decir a sí mismo que todo le va mal en la vida, el cerebro suele pensar negativamente del presente. En esto mismo podría basarse la teoría de Chen. Si uno repite el tema del ahorro a futuro como una realidad que no sucederá de inmediato, buscará postergarlo hasta que le suene más cercano. Si eso nunca ocurre y no toma conciencia de ello, podría simplemente no ahorrar nunca. Pero hay personas que no creen en la capacidad del lenguaje ni en su influencia. Ahí entraría a tallar la realidad y la idiosincracia de cada persona.

¿Crees que el ahorro depende del idioma que hables o de las características de tu vida y de tus propios pensamientos? Cual sea la idea predominante, el ahorro es necesario para el futuro.

Fuente: BBC Mundo

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion