Emprendimiento de alto impacto

Para conformar una nueva generación de grandes empresarios se debe fortalecer el desarrollo de los fondos de capital privado, las redes de apoyo no financiero y cambiar la mentalidad de los emprendedores.

Colombia es el tercer país del mundo, después de Tailandia y Perú, con mayor actividad emprendedora, según el Global Entrepreneurship Monitor GEM, reporte anual que califica el nivel de emprendimiento en más de 43 países. Es uno de los países donde mayor número de iniciativas se emprenden y tienen mayor dinámica. 

Pero el que se presenten muchas personas con iniciativa emprendedora no se traduce en la conformación de empresas sostenibles que, además, generen más empleo formal. Basta con mirar el listado de las empresas más grandes del país: son las mismas de hace 50 años, a diferencia de otros países, como Estados Unidos, donde compañías como Google, Apple, Microsoft, Facebook, entre otras, no existían hace menos de tres lustros. En Colombia, el emprendimiento no persiste y no se está logrado mantener el crecimiento de este tejido empresarial.

 “Esto se debe al hecho de que mucha de la iniciativa emprendedora en el país va hacia la necesidad y no a la oportunidad”, afirma Gaia De Dominicis, directora ejecutiva de Endeavor Colombia, fundación internacional que apoya el emprendimiento en economías emergentes y se dedica a identificar y potenciar emprendedores que puedan generar un alto impacto económico y social.

“La mayoría de las iniciativas empresariales -dice Gaia- se hacen para cubrir una necesidad: o lo despidieron del empleo o no tiene nada más que hacer. Son muy pocos los que empiezan por identificar una oportunidad de mercado y diseñar un modelo de negocio innovador y sostenible para darle un verdadero potencial de crecimiento, tanto a nivel local como internacional.

Un emprendedor de alto impacto desarrolla iniciativas innovadoras, con potencial de crecimiento, para lo cual debe tener replicabilidad y escalabilidad y un gran impacto social y/o ambiental”.

Durante la primera conferencia de Endeavor Colombia, varios elementos acompañaron la discusión sobre los impedimentos para tener emprendimiento de alto impacto, donde se destacaron la falta de acceso a financiamiento y capital semilla, y algunos factores culturales, como el carácter de los emprendedores.

Pero no todo es dinero. Los emprendedores también requieren apoyo y soporte no financiero: acceso a la experiencia, consejos, asesorías, conocimiento, estrategias, redes de contacto, entre otros factores. 

Por su parte, Daniel Daccaret, emprendedor chileno y fundador de Globe, la principal empresa distribuidora de productos a través de maquinas expendedoras en Chile, con más de 400 empleados, piensa que lo principal es ser feliz. “Ser emprendedor es un estilo de vida, una forma de ser. El emprendedor es un ser optimista que resuelve problemas… feliz”.

Fuente: Revista Dinero.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion