Este es el negocio que prohíbe la entrada de niños y logra duplicar sus ventas

De un lado, están los que aprueban la medida con elogios, y el otro que aseguran es una medida discriminatoria.

Cualquiera que tenga niños ha experimentado en alguna ocasión esa mirada fulminante del camarero de turno ante la llegada a su negocio con los pequeños, lo que supone a veces enfrentarse a gestos de recelo e incluso a cierto desprecio de otros comensales.

No es raro encontrarse publicaciones en Facebook o Twitter de personas quejándose de la presencia de niños en lugares como restaurantes o cafés. Su principal reclamo es que no les permiten comer en paz porque los niños están gritando o corriendo, y es por ello que algunos lugares han optado por prohibirle la entrada a los niños pequeños.

Los clientes NO son los niños

El ejemplo más reciente es del restaurante Caruso’s, ubicado en la ciudad de Mooresville, Carolina del Norte, que ha implementado una ley que prohíbe la entrada de niños menores de 5 años y que entró en vigor el pasado mes de enero.

Se trata de un restaurante italiano de lujo reconocido en su ciudad y cuyo dueño tomó la decisión después de demasiados incidentes de niños pequeños llorando, gritando y portándose mal, pues trastornaban el ambiente del lugar.

Así, el local ha informado vía redes sociales a sus clientes asiduos el cambio de política de la empresa y sugirió a los comensales que tengan hijos pequeños que si quieren continuar disfrutando los exquisitos platos y la tranquilidad del restaurante deberán conseguir una niñera con quién dejar a sus criaturas, pues no los dejarán ingresar.

Desde luego las reacciones no se han hecho esperar, desde padres molestos hasta comensales aplaudiendo su decisión, pues les permitirá disfrutar una cena sin gritos o empujones.

Pero así como hay padres que los acusaron de discriminación, hay otros que apoyan esta nueva regla, pues consideran que el lugar no es apropiado para llevar a un bebé o un niño pequeño. Sorprendentemente, desde que se tomó es nueva medida, Caruso’s ha visto un crecimiento dramático en sus reservaciones, con un aumento de aproximadamente 50 a 80 comensales diarios.

Sin embargo ….

Mientras surgen negocios con este tipo de oferta, proliferan los blogs que cubren la demanda contraria, es decir, locales ‘family friendly‘ donde los niños son bien acogidos.

“Considero que los clientes son los niños, más incluso que los padres. Tú vas al restaurante donde tu hijo se siente cómodo y, si lo encuentras, las familias solemos ser muy fieles. Buscamos sitios que nos hagan la vida fácil: que tengan trona, cambiador, un cubilete con lápices…”, argumenta Silvia Mourelle, cofundadora de Mitbaby, una red social en la que los padres comparten sus recomendaciones.

Te puede interesar: Restaurantes temáticos, ¿son una buena idea de negocio?

Aunque las cosas estén cambiando en los últimos años, aún queda mucho camino por recorrer para igualarnos con el resto de Estados Unidos o Europa, donde la mentalidad es muy diferente. Por ejemplo, en muchos países europeos, los restaurantes, hoteles y museos están adaptados para los miños, que tienen sus mesas, su espacio y sus juegos nada más llegar. No se trata de un servicio extra, sino de la oferta habitual.

Y si en varios países de Latinoamérica, todavía predominan los lugares estrechos, sin cambiadores y, por supuesto, sin zonas de esparcimiento para los más pequeños, hay ejemplos como McDonald’s o Burger King, que tienen éxito no precisamente en la calidad de su comida, sino por haber sido los primeros en pensar en el público familiar con menús infantiles y amplias zonas de juego.

Vía: Yahoo Finanzas

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments