Europa descubrió en 2010 la fragilidad de su unión monetaria

Europa descubrió en 2010, de forma traumática, la fragilidad de su joven unión monetaria, puesta a prueba por los mercados en un pulso que todavía continúa.
La crisis no empezó en Europa, pero es en este continente donde sus efectos están resultando más desestabilizadores.

La caída en septiembre de 2008 del coloso estadounidense Lehman Brothers desató el pánico en el sistema financiero internacional, que se tradujo en este lado del Atlántico en un endeudamiento descomunal de los estados y una crisis imparable de la deuda soberana.

Por primera vez en una década de historia de la moneda única europea, el euro corrió peligro, según admiten en privado las máximas autoridades de la Unión Europea (UE).

Tremendamente contagioso, el miedo de los inversores a no ser reembolsados y la codicia de los especuladores provocaron que los eslabones más débiles de la unión monetaria europea fueran cayendo, uno tras otro, como las fichas de un dominó.

Fuente: EFE

comments

Autor entrada:

Deja un comentario