Gobierno venezolano controla producción de azúcar, café y leche

Tras la nacionalización, expropiación e intervención de varias empresas, el Gobierno venezolano se ha convertido en el mayor productor de azúcar, café y leche del país, mientras que mantiene una participación de supremacía en el procesamiento de harina precocida y arroz, lo que significa que prácticamente “monopoliza” la manufactura de cinco de los principales rubros básicos en la dieta del venezolano.

El economista Ángel Alayón, asesor de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea), aseguró que la “reconfiguración” de la producción alimenticia coloca al Estado en posición privilegiada en el mercado de estos rubros, una razón más para rechazar las acusaciones de acaparamiento que desde el Alto Gobierno se han hecho contra el sector privado.

“Hasta hace poco el Estado cumplía sólo funciones de regulación y supervisión, pero desde unos meses se ha convertido en un importante actor del mercado, cuyas funciones no solo se limitan a la producción sino a la comercialización de materia prima y alimentos”, dijo.

En los últimos 12 meses, el Gobierno ha pasado a ser propietario de las principales torrefactoras del país (Café Madrid y Fama de América), lecheras (Parmalat y Los Andes), 10 centrales azucareras, una productora de aceites (Diana) y varias procesadoras de cereales (Pronutricos, Proarepa y Monaca), entre otras empresas.

Alayón recordó que adicionalmente a este nuevo rol como productor, el Estado se involucra en la importación de materia prima, insumos y productos terminados, por lo que es “imposible” alcanzar el pleno suministro de insumos y “abastecer” al mercado de todos los rubros que necesita sin la expresa autorización del Ejecutivo.

Al margen de estas consideraciones, vale la pena recordar que según las estadísticas de Cavidea sobre la venta de alimentos en los cuatro primeros meses de 2010, leche y café fueron los rubros que experimentaron mayores retrocesos en el período analizado, reportando caídas de 15,2% y 4,2% respectivamente, en comparación con el mismo lapso de 2009.

Fuente: América Economía

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion