Google car: el vehículo sin chofer

Google-Car

Google causó sensación con su proyecto de vehículo autónomo o “sin chofer”, llamado Google Car. ¿Pero concretamente cómo funciona? ¿Sobre qué tipo de tecnología se apoya? Desde su presentación al público en general, el responsable del proyecto, Sebastian Thrun, quien co-inventó también el servicio Street View, precisó que Google Car no se puede manejar sin piloto.

Por más que el vehículo autónomo de Google use en gran parte tecnologías muy avanzadas, permanece, sin embargo, dependiente del humano y de su inteligencia. El chofer siempre podrá retomar el control del auto moviendo el timón o pisando el freno. Otra precisión importante es que el auto debe repetir el recorrido varias veces de manera clásica, con un chofer manejando el vehículo, a fin de registrar el itinerario y la señalización para poder fijar un mapa muy detallado. Esta información será luego comparada con los datos recolectados cuando el auto sea usado de manera autónoma. De la misma forma, esto permitirá al vehículo diferenciar a los peatones de los objetos inmóviles.

Para realizar todas estas tareas, el vehículo podrá contar con varias tecnologías por un valor total estimado a 150,000 dólares, de las cuales algunas tecnologías son:

La teledetección láser (también llamada “Lidar”)

Se trata de un sensor multidireccional rotativo colocado en el techo del vehículo, con un alcance de más de 60 metros, lo cual genera un mapa preciso en 3 dimensiones del entorno del auto. Es el corazón del sistema, también el elemento más caro (70,000 dólares).

Google Car

Un sensor de movimiento

Está colocado arriba de la rueda trasera izquierda. Ese aparato se encarga de medir y registrar todos los movimientos, incluso los más pequeños, realizados por el vehículo. Ayuda al vehículo a geolocalizarse correctamente.

Una cámara

Está instalada cerca del retrovisor interior. Este aparato detecta los semáforos y todo la señalización, permite también reconocer los obstáculos móviles como los peatones o los ciclistas.

Un radar

Cuatro captores colocados sobre el parachoques, 3 adelante y uno atrás, permiten determinar la distancia entre el vehículo y los objetos. Su alcance es suficiente para ayudar al auto detectar los demás vehículos que van a gran velocidad en las autopistas. Obviamente el vehículo respeta el código de circulación.

Los modelos usados por Google son la Toyota Prius, el Audi TT y la Lexus RX450h. Todavía no están comercializados pero la mayoría de los fabricantes de automóviles empezaron a hacer experimentos de autos más o menos autónomos.  Según el presidente general de Google, Eric Schmidt, “un auto debe conducirse solo”. Sebastian Thrun también está convencido de eso, “habrá una generación que pensará que el hecho de que antes los humanos manejaban autos es ridículo”.

Y, ¿usted se subiría a uno de estos?

Vía: lejournaldunet.com

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion