La burocracia dificulta las políticas para pymes

El tiempo que dedican las pequeñas y medianas empresas (Pymes) a asuntos menores relacionados con la operación, en lugar de destinarlo a pensar en el negocio y cómo hacerlo productivo, es uno de los principales obstáculos para su desarrollo en América Latina y el Caribe.

Así lo indica Francisco Gatto, consultor que contrató el programa Iberpyme, del Sistema Económico Latinoamericano (Sela), y la Secretaría General Iberoamericana (Segib), para que realizara el estudio “Buenas Prácticas en Políticas Públicas de apoyo a la Pyme”, presentado esta semana en un taller realizado en Caracas. 

No en vano, otra investigación realizada por Fundes en siete países de la región ubica la proliferación de trámites y requisitos para la creación y operación de empresas como uno de los cinco puntos de tranca más importantes para el desarrollo del sector.

Mientras que en América Latina y el Caribe la instalación de una nueva empresa toma un promedio de 73 días, en Estados Unidos lleva solo 3,5 días. En la región el costo es de $1.068, versus $172 en el país norteamericano.

“Cuando los pequeños empresarios quieren atender lo importante, resulta que perdieron el tiempo en lo urgente”, dijo Gatto.

La segunda barrera que menciona el consultor es la incapacidad de quienes diseñan políticas públicas para detectar cuáles son los verdaderos problemas que deben abordar. “Decir que el inconveniente es la falta de financiamiento es algo muy genérico. Hay que preguntarse para qué se desean los recursos, y luego analizar si el acceso es difícil por las tasas de interés, la falta de garantías o de quienes dan los créditos, por ejemplo”, sugirió el consultor.

La poca continuidad en la ejecución de las políticas es otro factor recurrente en Latinoamérica. “Esto afecta el crecimiento de las Pymes, porque estas requieren un horizonte estable que les permita imaginarse el futuro y planificar”. El consultor refirió que la frecuencia en los cambios de criterio es crítica en Latinoamérica, con unos seis meses en promedio.

Solo las microempresas constituyen 95% de las casi 17 millones de compañías formales que se estima existen en América Latina y el Caribe. Y a estas se suman alrededor de 1,5 millones de Pymes.

Luego de haber seleccionado, entre 20 instituciones, 43 casos de prácticas que fueron exitosas en la ejecución de políticas públicas para Pymes, dentro de un grupo de 100, Gatto concluyó que “si se parte de las necesidades de las Pymes para diseñar los instrumentos, estos deben acercarse lo más posible a los beneficiarios, y no al revés”.

No obstante, el consultor considera que, más allá de la política, es la capacidad de la institución para ponerla en marcha lo que determinará su éxito.

Asimismo, acotó que la combinación de buenas prácticas garantiza el éxito, y que “su articulación depende de la situación de cada país, porque los contextos locales inciden en la ejecución de las políticas”.

Fuente: Entornointeligente.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion