La comida orgánica y local pone en jaque a McDonald’s

mc-donalds-a-la-baja

¿Estará McDonald’s cerca de su final? Sinceramente no lo creemos, aunque sí está en un profundo hoyo, que por lo pronto, ha logrado engullir a su CEO Don Thompson, quien acaba de renunciar y cederá la posta en marzo a  Steve Easterbrook. Y es que solo en el 2014, las ventas de McDonald’s bajaron en un 2%, sus ganancias un 15%, y sus acciones un 8% (esta última cifra durante los últimos 3 años). Pero fue en agosto del 2014 cuando se activaron todas las alarmas: fue el mes de peores ventas en los últimos diez años.

La competencia devora a McDonald’s

Tan cruel como esa afirmación, es el hecho que sus viejos competidores, Burger King y Wendy’s están siendo más inteligentes en sus estrategias de marketing que McDonald’s. He ahí, tal vez, el motivo de la salida de Thompson, CEO de la compañía por casi 25 años. Si bien en la década pasada, tanto Wendy’s como Burger King se contentaban con mirar de lejos al líder McDonald’s, el panorama después del 2008 no es el mismo.

McDonald’s ha continuado con su estrategia de precios bajos para derrotar a su competencia, sin embargo, tras la recuperación económica de los mercados internacionales, la estrategia parece carecer de cimientos sólidos. En cambio, Wendy’s y Burger King han potenciado su imagen de excelencia, esto quiere decir, que el público norteamericano como extranjero considera que las hamburguesas que ofrecen estas dos cadenas son ampliamente superiores en calidad que las ofertadas en McDonald’s. Al público actual no le interesa tanto el precio, sino más bien, su salud.

La comida orgánica da la estocada

Pero como si esto no fuera suficiente, McDonald’s no ha contado con la revolución que ha significado la comida orgánica en los paladares norteamericanos y europeos. Muestra de ello es la cadena Chipotle (comida mexicana) que ha alcanzado unos resultados tremendos en el 2014 gracias a una oferta que incluye productos “cultivados en base al respeto a los animales, el medio ambiente y los granjeros”, según reza su web.

Con la ebullición de los restaurantes locales y los que ofertan comida orgánica, queda muy poco margen de maniobra para la compañía fundada por Ray Kroc. A esto se suman escándalos como la venta de carne en mal estado (que los directivos de McDonald’s atribuyeron a una falla del proveedor) en China y los cierres de locales en Rusia por problemas de salubridad en sus locales.

McDonald’s ensaya respuestas

En búsqueda de recapturar clientes, Thompson anunció a fines del 2014 una reingeniería en los menús de la cadena norteamericana. Para tal fin, en sus más de 34.000 restaurantes ubicados en todo el globo, tienen previsto lanzar platos locales. ¿Será una medida desesperada o un futuro acierto por parte de la compañía? Queda en manos del nuevo CEO, Steve Easterbrook, el éxito o fracaso de la medida.

Para algunos especialistas, como Mark Kalinowski, un reputado analista del mercado gastronómico norteamericano, una medida como la señalada puede ser el inicio de la caída irremisible de McDonald’s. Señala Kalinowski que el éxito de la franquicia se debió a la previsibilidad y simplificación de sus procesos, y no a la diversificación de su oferta, tal como ahora pretende establecer la compañía. En cambio, el especialista ofrece una solución más sencilla: cambiar el rostro de McDonald’s por la de una compañía que ofrezca calidad y salud a precios bajos. ¿Lo tomarán en cuenta los directivos de la compañía de los arcos dorados?

Vía: Portafolio Económico

Foto: notimundo.com.mx

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion