La relación con tus hijos afecta sus hábitos alimenticios

padres

La relación que tiene el padre con sus hijos influye fuertemente en los hábitos alimenticios, si tu nivel de autoridad es muy permisivo, indiferente o autoritario puedes ser capaz de fortalecer sus inseguridades, sobretodo en la etapa de la adolescencia. La familia es el primer núcleo, es aquí donde se construye la personalidad y autoestima, además se contribuye de cierta manera en los patrones alimenticios, inclusive los que se convierten en trastornos.

En la actualidad se le da mucha importancia a la imagen, considerando la delgadez como éxito y aceptación, desafortunadamente este hecho solo hace más vulnerables a los adolescentes, que se dejan llevar rápidamente por las modas y estereotipos sociales. Pero una cosa es segura, el núcleo familiar es crucial en la toma de decisiones del adolescente, ya que bien pueden ser su fortaleza para asumir decisiones sabias o por otro lado aumentar sus inseguridades.

Un factor de riesgo para desarrollar un trastorno alimenticio también se debe al tipo de relación que lleva el padre con el hijo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




-Un padre autoritario  

Es el que establece las reglas y no consulta a la hora de resolver las actividades de sus hijos, exige constantemente y mantiene un extenso control. Por lo general se muestra poco afectivo y los demás lo consideran como “Alguien que solo cumple su voluntad sin preguntar si los demás están contentos con la decisión”.

En este núcleo familiar se desarrollan adolescentes con baja autoestima y con altos niveles de inseguridad, ya que sienten que no tienen un control eficaz de sus vidas. Los malos hábitos alimenticios que se pueden desarrollar son la obesidad o ir al extremo de desarrollar una anorexia nerviosa, ya que crean una conciencia exigente con respecto a su imagen corporal.

-Un padre demasiado permisivo

Con un padre demasiado permisivo los chicos constantemente consiguen lo que quieren, al final los hijos se convierten en inmaduros y antisociales, se limitan en su alimentación siendo selecticos con las verduras y frutas.

-Padres indiferentes

No exige, no hay reglas ni límites y es porque no se entrega en la crianza de los chicos, esto desencadena en los hijos conductas impulsivas y conflictos emocionales. De este núcleo familiar se originan chicos rebeldes e inclusive futuros delincuentes.

Los malos hábitos alimenticios que se desprenden son el trastorno por atracón, el refugio en la comida y la obesidad.

¿Cómo evitar futuros trastornos alimenticios en los hijos? Siendo padres democráticos

Aquel que sabe negociar con los hijos, se toma el tiempo para escuchar sus opiniones, las reconoce y las respeta. Cuando es necesario sabe decir “no” y explicar las razones de su decisión mediante una charla sincera, los chicos lo consideran un padre comprensivo, que sabe establecer reglas justas y que se mantiene abierto a todo tipo de cuestionamientos.

vía: ejempla.com, kidshealth y esmas

foto: zocalo

comments

Autor entrada: tania24

Deja un comentario