La UE impulsará regulación de los mercados agrícola

Los países e instituciones de la Unión Europea (UE) defenderán la necesidad de incrementar la transparencia en los mercados de materias primas para evitar nuevas crisis alimentarias, durante la próxima reunión de ministros de Finanzas del G-20, que se realizará mañana en París.

“El significativo crecimiento de los precios de las materias primas, que registró un incremento adicional en la segunda mitad de 2010, es un riesgo clave en el ámbito mundial”, advierte un documento al que tuvo acceso Efe.

Este archivo contiene la posición común que será defendida por los participantes europeos en el foro del 18 y el 19 de este mes y del que hoy se celebra una sesión previa.

Alrededor de 44 millones de personas fueron arrastradas bajo el umbral de pobreza por el incremento de los precios de los alimentos, de acuerdo con un informe reciente del Banco Mundial (BM).

Con ello, Europa se alineará con la presidencia del G-20, ostentada este semestre por Francia, al presionar en favor de una mayor transparencia en los mecanismos de formación de precios “en los mercados físicos” de materias primas y una mayor regulación de las transacciones de derivados, especialmente fuera de los mercados regulados.

Desequilibrios

Por otro lado, los ministros debatirán cómo abordar los desequilibrios económicos entre los miembros del G-20 mediante la fijación de un número de indicadores para medir cuándo se está produciendo una desviación en un país.

La UE propondrá indicadores como la balanza por cuenta corriente, el déficit y la deuda pública, la deuda privada, la tasa de ahorro, la posición neta de activos exteriores, la suficiencia de las reservas y el tipo de cambio efectivo real, según el referido documento.

Reforma monetaria

Los ministros europeos también abordarán la reforma del sistema monetario internacional y apostarán por dar al Fondo Monetario Internacional (FMI) un papel más activo para vigilar los flujos de capital, que pueden tener efectos desestabilizadores.

Los crecientes flujos con destino a países como China o Brasil, impulsados por los bajos tipos de interés en muchos países desarrollados, se han traducido en un aumento de la inflación en los emergentes, lo cual hace temer una desestabilización de esas economías.

Fuente: El Peruano

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion