La UE permite la venta de frutas y verduras con defectos de tamaño

Los países de la Unión Europea (UE) pueden autorizar desde mañana la venta de frutas y de hortalizas deformes o con un calibre demasiado pequeño, ya que dejarán de imponerse ciertas exigencias comunitarias sobre el “tamaño” y la forma para la comercialización de esos alimentos.

La UE aplicará mañana su decisión por la que elimina las normas de venta para 26 frutas o verduras y las mantiene solamente para un grupo limitado de diez productos -entre ellos los cítricos y los tomates-, aunque con una mayor permisividad.

En la práctica, esto significa que los países podrán aprobar la comercialización de todo tipo de frutas y de verduras, independientemente de su talla o de su forma.

“El 1 de julio es la fecha que señala el regreso a nuestros anaqueles de los pepinos curvos y de las zanahorias nudosas; carece de todo sentido tener que tirar productos que están en perfecto estado solo porque no tienen una forma y un tamaño adecuados”, ha afirmado la comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




La UE conserva los requisitos para 10 productos, que sin embargo representan el 75% del valor del comercio hortofrutícola, pero en estos casos se pondrán vender aquellas piezas irregulares siempre que estén en estanterías aparte y con etiquetas que los distingan de las que sí cumplen las reglas.

Esos diez alimentos son: las manzanas, kiwis, cítricos, lechugas, melocotones, tomates, peras, fresas, uvas de mesa y el pimiento dulce.

En el caso de la venta de frutas y verduras de este tipo que tengan formas o tamaños irregulares, deberán adjuntar una etiqueta distinta de los que son comercializados con las categorías “extra” “clase I” y “clase II”.

Por ejemplo, esto supone que una manzana que no cumple los requisitos podrá ser vendida pero con menciones como “producto destinado a la transformación”, para “ser cocinado” u otras equivalentes.

Fischer Boel ha subrayado que con la eliminación de exigencias para las frutas y verduras “disminuirán las cargas burocráticas inútiles porque no hace falta legislar esto a escala de la UE, es preferible que lo determinen los operadores; además el consumidor podrá elegir entre una gama de productos más amplia”.

La decisión que se aplica mañana fue rechazada en su momento por España, primer productor hortofrutícola de la UE y por otros países; el sector español alegó entonces que la supresión de reglas podría perjudicar a los productores y los consumidores.

Fuente: EFE

comments

Autor entrada:

Deja un comentario