La UE redujo 12% la exportación alimentaria por la crisis

Las exportaciones agroalimentarias de la Unión Europea (UE) se redujeron el 12 por ciento durante el primer trimestre de 2009, influidas por la crisis financiera mundial, según un informe de la Comisión Europea (CE), publicado ayer.

La recesión económica provocó que se acentuara aún más el déficit de la UE en el comercio alimentario, durante los cuatro primeros meses del año y especialmente en los productos finales, más que en la venta de materias primas.

Entre los factores que provocaron esta disminución figuran las caídas de los precios, las bajadas de los tipos de cambio, así como la “velocidad” de la contracción de las exportaciones agrícolas de los Veintisiete, después de varios años de crecimiento.

La crisis ha originado, sobre todo, un descenso en la demanda mundial de alimentos y un recorte de las compras de los productos con mayor valor añadido.

La recesión en EEUU, por ejemplo, aceleró la caída de las exportaciones europeas a este destino en 2008, con disminución de la demanda de ese mercado por valor de 1.000 millones de euros.

Por el contrario, Rusia se convertió en un destino cada vez más prioritario para las exportaciones agroalimentarias de la UE y los envíos comunitarios de estos productos a ese país han crecido 1.000 millones de euros anuales, desde 2005.

Según el informe de la CE, en el primer trimestre de 2009 las importaciones agroalimentarias de la UE se redujeron pero menos, un 9 por ciento y en el caso de productos finales un 1,6 por ciento.

Señala que esto indica, probablemente, que los consumidores de los 27 países comunitarios han estado menos afectados por la crisis que los ciudadanos de los países a los que la UE exporta sus alimentos.

Además, la tasa de descenso en el comercio de la UE se ralentizó en marzo, en comparación con febrero.

La CE apunta que otros socios también han registrado una disminución del comercio, pero por ejemplo en el caso de EEUU el valor de las exportaciones agrícolas apenas se vio dañado.

En contraste, el estudio señala que Brasil registró la mayor caída en el comercio agroalimentario, aunque también se redujeron las importaciones de China y Japón.

En cuanto a China, la recesión impactó “gravemente” a la industria textil, lo que provocó la caída de las compras de materia prima, del 58 por ciento en el caso del algodón, lino y cáñamo y del 37 por ciento en las de seda y de lana.

Fuente: ProChile

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion