La UE vigilará mercados para evitar nuevas crisis

Examinar, vigilar, controlar, supervisar, prevenir…todos estos epítetos podrían definir la esencia de la nueva estrategia que pondrá oficialmente en marcha la Unión Europea (UE) a partir del próximo lunes, con el objetivo de evitar nuevas crisis financieras como la que padece Europa desde hace tres años.

En ese sentido, los ministros de Economía y Finanzas comunitarios darán, durante un Consejo del ramo (ECOFIN), su visto bueno a un ambicioso esquema de supervisión financiera, que persige poner límites legales a posibles futuros excesos de los mercados.

El primer paso para “reorganizar el capitalismo”, como lo definió el periódico flamenco “De Standaard”, se produjo esta semana, cuando la presidencia belga de la UE, junto con la Comisión y el Parlamento europeos, acordaron aprobar formalmente la creación de un trío de autoridades que vigilen eventuales comportamientos irregulares de bancos, mercados bursátiles y aseguradoras.

“¿Será Bruselas un nuevo supergendarme de los excesos del capitalismo?”, se preguntaba esta semana, de manera un tanto atrevida, un editorial de la televisión pública flamenca.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Aunque posiblemente la palabra “gendarme” no sea la más adecuada, sí existe voluntad de que la UE vigile mucho más de cerca los comportamientos del mercado, y aunque no todos los socios comunitarios han estado de acuerdo, al final, tras varios meses de negociación, se han logrado aplacar las reticencias.

Precisamente, para convencer a los sectores menos propensos al control, la vigilancia y la supervisión financiera, como la “city” de Londres, el corazón financiero de Europa, junto a Fráncort, sede del Banco Central Europeo (BCE), Bruselas lanza un mensaje tranquilizador: no se trata de manipular las reglas del mercado, sino de ordenarlas, se apunta en la capital comunitaria europea.

La fecha clave será, en todo caso, el 1 de enero de 2011, cuando se ponga en funcionamiento el Consejo Europeo de Supervisión de Riesgos Sistémicos, vinculado con la BCE, el cual, con sus tres divisiones (control de bancos, de aseguradoras y de mercados bursátiles), actuará como juez, o “árbitro” del mercado, sin por ello interferir en él.

Una vez que los ministros de Economía y Finanzas y la Eurocámara lo aprueben formalmente, el esquema tripartito, bajo la supervisión del BCE, funcionará de manera descentralizada: desde Londres se supervisarán los bancos, Fráncfort vigilará las aseguradoras y París pondrá la antena sobre los mercados bursátiles.
Será un órgano de vigilancia financiera que podrá alertar, emitir recomendaciones o avisos para prevenir nuevas catástrofes.

Fuente: Andina

comments

Autor entrada:

Deja un comentario