Las manos te enseñan cuánto comer

¿Sabías que escoger los alimentos necesarios es tan importante como controlar las cantidades?

En efecto; muchas veces las personas cometen el error de ingerir excesivamente un alimento porque es saludable.

Sin embargo, es conveniente tener una referencia para aprender a comer y mantener el peso adecuado. Y esa referencia son las manos.

En este sentido, el médico especialista en endocrinología y nutrición y medicina deportiva, Antonio Escribano, en su libro “Aprende a comer y a controlar tu peso”, ofrece las pautas para lograr se equilibrio entre los ingresos y los gastos que necesita nuestro cuerpo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Para el especialista español una alimentación sana tiene tres aspectos fundamentales: qué se come, la cantidad y cómo se come, es decir, los hábitos. Y si se añade la actividad física, se tienen las “cuatros patas básicas de la alimentación”.

Las manos nos ayudan a comer

Así que Escribano establece una regla sencilla llamada de “referencia visual” que permite tener una idea de las cantidades de comida que se consume donde se tienen a las palmas de las manos como referencia:

El tamaño de la palma de la mano, con los dedos incluidos, es la referencia para carnes y pescados.

De igual forma, se debe tomar la cantidad de langostinos que ingresen alineadas en la palma de la mano.

Los platos de cuchara como los guisos de carne también siguen esta referencia, así como las pastas, legumbres y papas sin exceder la extensión de la palma, ni tampoco de forma vertical.

Para el caso de las hortalizas y verduras, el especialista señala que uno debe ser más permisivo y usar las dos manos como medida; siempre en posición horizontal.

Para medir las frutas, se debe tener en cuenta como referencia que es una rodaja de melón, dos o tres frutas pequeñas como las ciruelas o una taza para las uvas o fresas.

Siguiendo este método al juntar las dos manos se formaría un plato. Por ejemplo, en una comida compuesta por papas, carne y ensalada, en un plato habría una mano de carne y otra de papas, mientras dos manos de ensalada ocuparían otro plato.

Datos que tomar en cuenta

Otro de los datos del libro es que el ser humano pasa alrededor de cuatro años de su vida comiendo logrando ingerir 60.000 kilos de comida y eliminando unos 3.000 por las heces.

De tal modo que 57 mil kilos quedan dentro para ser parte del organismo. Este tipo de datos nos recuerdan que si uno no sabe alimentarse se corre el riesgo que nuestro organismo se ensucie.

Y si se trata de elegir entre tantas posibilidades, Escribe señala que existe la “Joyería de la Alimentación” en la que el agua, verduras y frutas, frutos secos y el aceite son las piezas estrella.

De esta forma, las inversiones que se realizan para el interior del organismo se convierten en joyas metabólicas.

Este manual también enseña los hábitos a adoptar para comer bien como la masticación.

Hay que masticar 20 veces cada bocado. Así, no solamente se facilita la digestión sino que se come menos. Además, al comer despacio, uno se toma el tiempo necesario para que se complete el proceso de estimulación de este centro y el apetito termine”, apunta finalmente el el especialista.

Vía: efesalud
Foto: recicladoyecologia

comments

Autor entrada: Equipo Pymex S

Deja un comentario