Los países ricos sufren por deudas y emergentes afianzan sus economías

Estados Unidos, Japón y varias naciones europeas (entre ellas, Gran Bretaña, Alemania, Italia y España, por nombrar a las más importantes) tienen sus economías estancadas y no pueden arrancar para reactivarse. Mientras tanto, su endeudamiento sigue creciendo.

Cuando se analiza el riesgo de endeudamiento de un país, es clave realizar una comparación entre el monto de su deuda y la cifra del PBI (Producto Bruto Interno), o sea lo que produce su economía.

A lo largo de la historia, los países más pobres fueron siempre los que cargaron con el mayor peso de los pasivos mundiales. En la actualidad, las naciones más poderosas tienen las cifras más altas de endeudamiento y, además, arrastran los peores niveles en relación con su PBI.

En Estados Unidos, el presidente demócrata Barack Obama debe enfrentar el 2 de agosto una crucial sesión del Congreso -dominado por los republicanos-, que deberá decidir si concede o no una ampliación del endeudamiento -14,3 billones de dólares-.

Una medida a favor provocará un alivio en la política económica del Gobierno, pero una en contra podría precipitar una debacle financiera sin retorno, que impactará en la economía de todo el planeta.

En Europa, las cosas no están mejores. Los planes de rescate que se implementaron en Grecia, Portugal e Irlanda no dieron resultados positivos. Y en la lista de naciones con serios problemas están Italia, España, Bélgica, y hasta las poderosas Alemania y Gran Bretaña.

Fuente: La Gaceta

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion