Lula no lleva dólares a China

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, arribó este lunes a Pekín en una visita oficial en la que busca profundizar el comercio bilateral y promover el intercambio entre los dos países prescindiendo del dólar.

China y Brasil representan las dos principales economías emergentes del mundo. Su relación ha crecido de forma significativa, al punto que el mes pasado, China se convirtió en el primer socio comercial de Brasil, desbancando, por primera vez, a Estados Unidos.

En la agenda del mandatario brasileño está el planteamiento de que los dos países lleven a cabo su intercambio comercial con base en sus propias divisas, una práctica que Brasil ya aplica con Argentina.

China es considerada un “socio estratégico” de Brasil desde 1993, cuando se firmó un acuerdo entre los dos países durante el gobierno de Itamar Franco.

Expectativa latinoamericana
En América Latina, la expectativa es que China, preocupada en la actualidad por la crisis financiera, no deje de mirar hacia el mercado latinoamericano, una región que representa la segunda mayor consumidora de productos chinos en el mundo.

En las visitas que realizó a la región en 2004, el presidente chino, Hu Jintao, anunció una serie de “compromisos”, que se traducirían en inversiones en los países latinoamericanos.

China ha prometido inversiones millonarias en América Latina.

En Brasil, tales proyectos alcanzarían los US$10.000 millones en un plazo de dos años. En Argentina, los acuerdos firmados tendrían el potencial de generar unos US$1.000 millones por año.

En esta visita de tres días, uno de los principales puntos de la agenda de Lula será el establecimiento de un plan de acción conjunta para el periodo de 2010 a 2014.

El presidente brasileño buscará atraer inversiones del país asiático para infraestructura, aeropuertos y petróleo.

Entre los acuerdos que se planea firmar en esta visita, hay uno entre el Banco de Desarrollo Brasileño (BNDES) y el Banco de Desarrollo de China (BDC). Esta entidad china también considera la firma de un compromiso con la petrolera brasileña estatal Petrobras (Petroleo Brasileiro SA).

Fuente: BBC Mundo

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion