México: Incubación, clave para las Pymes

Ante la falta de oportunidades de empleo, la política empresarial del Gobierno Federal de México se ha dirigido al desarrollo de emprendedores, en ese contexto, las incubadoras de negocios se convierten en una herramienta fundamental para impulsar el nacimiento de nuevas empresas.

Ya que no se trata solamente de tener la idea de negocio, es necesario estructurararla y gestar un plan, incluso estar en el proceso de arranque, todos estos aspectos son conducidos por una incubadora de negocios.

De acuerdo al documento de la Secretaría de Economía la  incubadora se define como un centro de apoyo que ayuda a impulsar una empresa. Estos centros se encargan de evaluar la viabilidad técnica, financiera y de mercado de un plan.

Además deben proporcionar servicios de asesoría legal.
La incubadora además se encarga de desarrollar los planes de mercadotecnia y ventas, e incluso espacio físico, equipo, logística y hasta acceso a financiamiento y capital semilla.

De acuerdo a la Secretaría de Economía, se necesita un organismo intermedio que impulse los proyectos de los emprendedores. Estos organismos pueden ser universidades públicas o privadas, dependencias de Gobierno o bien cámaras empresariales. Dependiendo del tipo de incubadora, se determina la estructura o la forma de organizar el proyecto.

Por ejemplo, un centro de incubación tradicional se enfoca al comercio, servicios y algunas industrias ligeras; por ejemplo, papelerías, confección y maquila de ropa, loncherías, farmacias, etcétera.Una centro de incubaciòn de tecnologìa intermedia sì incorpora la innovación por lo que deben vincularse a centros e institutos de conocimiento, fuentes generadoras de proyectos, grandes empresas o redes estratégicas de innovación. Ejemplos de este tipo de incubadoras es el desarrollo de software para el control de inventarios

Mientras que las Incubadoras de Alta Tecnología: en este tipo de incubadoras se incluye a los negocios enfocados a los sectores de software especializado, computación, consultoría en Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC), multimedia, diseño de microprocesadores, biotecnología y otros.

Etapas de la incubación
-Pre-incubación: dura seis meses y en ese tiempo se le brinda al emprendedor una orientación para el desarrollo de su empresa.

-Incubación: etapa que dura un año y medio; tiempo en que se revisa y da seguimiento a la implantación, operación y desarrollo del negocio y de todos los procesos.

-Post- incubación: proceso que va después de que se ha puesto en marcha el negocio, con el fin de mejorarlo continuamente.

Fuente: El Siglo de Torreón

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion