Mundial 2014, ¿una fiesta para Brasil?

mundial-2014

La máxima fiesta del fútbol mundial ya comienza a respirarse por nuestros lares. Pero, en Brasil, la sede del Mundial 2014, la fiebre comenzó desde hace algunos años atrás. Una fiebre de fútbol, aunque también, llena de amarguras. Las protestas que dejó la última Copa Confederaciones en el país de la samba muestran que el fútbol no lo es todo para los brasileños. ¿Acaso no va a crecer Brasil con el Mundial?

LA VISIÓN DEL GOBIERNO

Son $ 11.000 millones de inversión aproximada destinada por el Gobierno brasileño en materia de infraestructura. No solo estadios se construirán o remodelarán, según sea el caso, sino también, puertos, aeropuertos y carreteras. Sin embargo, la inversión no caerá en saco vacío. El gobierno de Dilma Rousseff espera obtener mucho más de lo invertido: $ 27.700 millones. Y eso, sin contar que muchas ciudades se abrirán al turismo mundial, ya que Brasil a pesar de ser uno de los mercados turísticos más importantes de la región, aún no se encuentra entre los 40 países más visitados del globo.

LA VISIÓN INTERNACIONAL

Una de las BRICs con mayor crecimiento de las últimas décadas, hoy por hoy, Brasil no pasa por su mejor momento económico. Sigue creciendo, es cierto, pero la desaceleración es palpable. El crecimiento del 2013 rondó el 2,3%, cifra muy por debajo de economías como Chile, Colombia o nuestro país. Y aunque el Gobierno espera que haya un crecimiento notable, Moody´s por ejemplo sostiene que no solo no podría haber un crecimiento, sino que hasta podría registrarse un retroceso cercano al 0,3% del PBI.

¿Por qué sucedería esto? ¿Acaso no se van a ver fortalecidos sectores como el turismo y la alimentación? Claro. Pero, en una economía tan gigantesca como la brasileña, que supera fácilmente los 2 billones de dólares, un certamen como el Mundial de fútbol no reviste un crecimiento notable para el país. Es más, los Estados brasileños tienen la facultad de decretar feriados los días que se jueguen encuentros en algunas de sus ciudades. Solo imagínese una economía similar a la limeña paralizada durante 4 ó 5 días en un único mes.

LA VISIÓN DE LOS BRASILEÑOS

La gente pide más inversión en transporte, salud y educación. Brasil continúa siendo un país de graves diferencias socioeconómicas. Y perciben que el Mundial 2014 no los va a ayudar mucho en reparar tal inconveniente. No es extraño que hubiera pifias contra Rousseff durante el discurso de inauguración de la Confederaciones. Y aunque no se espera un escenario de violencia similar a la registrada en Sudáfrica durante los días previos al Mundial 2006, la incertidumbre campea y las alarmas siguen encendidas.

Vía: Portafolio Económico

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion