Murió la mujer más rica del mundo dejando una fortuna de US$40,000 millones

Se trata de la multimillonaria francesa Liliane Bettencourt, que encabezaba la lista de las mujeres más ricas del mundo según Forbes, y cuya familia fundó la compañía L’Oréal.

El poder que tenía Liliane Bettencourt en Francia no se mide solamente por el dinero que tenía ni el patrimonio que acumulaba. Era la mujer más rica del mundo pero también la francesa más polémica.

Y es que fue la que más cerca estuvo del poder en su momento de gloria y también vivió de manera más cruel su crepúsculo. Lo cierto es que la heredera del gigante de los cosméticos L’Oréal, y considerada la mujer más rica del mundo, murió el pasado jueves 21 de setiembre a los 94 años de edad.

De acuerdo con la revista “Forbes” del pasado mes de marzo, era la décimo cuarta fortuna mundial y la primera de la lista de las mujeres más ricas del planeta con 40,000 millones de dólares.

Recordemos que desde hace años Bettencourt se vio envuelta en varios escándalos de orden político y judicial, sumado a un conflicto familiar. Precisamente, el anuncio de su fallecimiento coincidió con un dictamen judicial en uno de los múltiples procesos que salpicaron su imagen en los últimos años.

Litigio familiar

En 2007, Bettencourt terminó involucrada en una batalla legal con su hija Francoise Bettencourt-Meyers, quien inició una demanda legal argumentando que su madre no estaba en plena posesión de sus facultades mentales y era explotada por miembros de su entorno. Pero Bettencourt decía ser una mujer libre, plenamente sana y mentalmente consciente.

Al año siguiente se supo que François-Marie Banier, un fotógrafo que se había hecho amigo de Bettencourt, recibió de ella regalos valorados en más de US$1.000 millones, entre los cuales se incluían cuadros de Picasso y Matisse; así como una isla privada en el archipiélago de las Seychelles.

Bettencourt-Meyers dijo que inició acciones legales en contra de Banier tras enterarse por el personal de servicio de su madre que ella supuestamente estaba pensando en adoptarlo. Madre e hija se reconciliaron en 2010. Un año después, un juez en Francia ordenó que Bettencourt quedara al cuidado de su familia debido a sus problemas de salud.

Te puede interesar: Estas son las 10 mujeres ( y madres) mas ricas del mundo, según Forbes

Su vida

Nació en París el 21 de octubre de 1922, hija del industrial Eugène Schueller, que en el primer tercio del siglo XX convirtió a su pequeña empresa de tintes capilares en el imperio de los cosméticos L’Oréal.

Se casó a los 27 años con André Bettencourt quien hizo una carrera política tras la contienda en la derecha y llegó a ser ministro en Francia entre 1966 y 1973, mientras ella se dedicaba principalmente, como primera accionista, a la estrategia de la empresa que la hizo multimillonaria. André Bettencourt se dedicó, con el paso del tiempo, a la gestión de L’Oréal, y al morir en 2007 esa responsabilidad pasó al yerno, Jean-Pierre Meyer.

Pero las relaciones familiares con su hija empeoraron a partir de entonces llegando a retirarle un tiempo el estatuto de heredera universal por el papel que pasó a ocupar el fotógrafo François Marie Banier, un amigo de la anciana al que hizo unas donaciones sospechosas de millones de dólares, y que acabó condenado.

Liliane Bettencourt también se vio implicada en otro escándalo con un cariz netamente político por las sospechas de que había financiado a personalidades de la derecha, y en particular al expresidente Nicolas Sarkozy.

Vía: BBC

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL