Piero Ferrari, el multimillonario que superó sus peores miedos

piero-ferrari

A sus 70 años, Piero Ferrari pasará a engrosar la lista de multimillonarios del planeta. Y es que tras el reciente anuncio de la compañía automovilística Ferrari de poner en venta 9% del total de sus acciones, la actual cartera de acciones del sucesor de esta familia ligada a los fierros ascenderá en breve a la friolera suma de $ 1.300 millones, correspondientes al 10% de las acciones globales del “Cavallino rampante”. Pero no siempre fueron tan buenos los tiempos para Piero como los actuales. Tuvo que superar muchos traumas del pasado, incluyendo la negativa de su padre a que aborde alguno de los fantásticos vehículos de la compañía.

El legado del viejo Enzo

Corría el año 1916, cuando Enzo Ferrari, fundador de la compañía automovilística y padre de Piero, quedó en el desamparo tras la muerte de su padre y su hermano mayor por una epidemia de gripe que azotó Italia. Las peores predicciones de la madre de Enzo parecían cumplirse. La empresa familiar comenzó a derruirse, y Enzo no era precisamente el modelo de hijo que toda madre ansía.

Si bien Enzo había estudiado algo de mecánica, era incapaz de encargarse del negocio familiar, por lo que se vio obligado a enrolarse al Ejército en medio de los conflictos armados mundiales, con todo lo que eso conllevaba. Pero, su pasión eran los fierros y Enzo deseaba competir. Así que tomó el poco dinero que generaba la exigua empresa familiar para cumplir su sueño: la de ser un piloto de carreras. Y así lo hizo de manera exitosa hasta lograr no solo ser competidor, sino también director deportivo de Alfa Romeo.

Fue en esa etapa cuando creó Ferrari. Pero como los éxitos no vienen de forma gratuita, comenzaron a aparecer algunas tragedias en su vida. Su hijo mayor falleció producto de una enfermedad. Su mejor piloto falleció en una carrera y fue llevado a un largo juicio. Solo le quedaban dos cosas por las que vivir: su pasión por los autos y su hijo Piero, fruto de una relación extramatrimonial.

Tras estos descalabros, Enzo no fue el mismo. No volvió a subirse a un auto de carreras o a un deportivo. Y mucho menos permitió que Piero lo hiciera. Sus apariciones se hicieron menos constantes hasta el punto que muchos periodistas indicaban que el viejo Enzo estaba desquiciado. Sea cual sea la verdad detrás de esta historia – el viejo Enzo falleció en 1988 – lo cierto es que Enzo construyó el imperio automovilístico más grande del mundo, por encima de la estrella dejada por Ford.

Del origen a la actualidad de Ferrari

Bajo el mando de Piero, la compañía italiana dejó de ser un mero referente en la Fórmula 1 para convertirse en un modelo automotriz de lujo para usuarios exigentes. Actualmente, la compañía le pertenece tanto a Piero como al conglomerado empresarial Fiat Chrysler, poseedor de la mayoría de las acciones del gigante italiano.

Como parte del proceso de expansión de la compañía, Ferrari ha puesto en venta un total de 17 millones de acciones de la empresa a un valor inicial de $ 52 por acción. Esta venta de acciones de Ferrari permitirá también obtener un capital estimado de 48.000 millones de euros para Fiat Chrysler y así financiar el relanzamiento de sus otras marcas, Jeep, Alfa Romeo y Maserati.

Vía: diariomotor.com / gestion.pe
Foto: gazetaprawna.pl

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion