Pymes cosméticas de Chile apuntan a productos masivos y líneas masculinas

Las empresas pymes dedicadas al rubro de belleza y bienestar sacan cuentas alegres y manejan buenas proyecciones para lo que resta del año.

Para Álvaro Márquez, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de la Industria Cosmética, existen dos razones que explican este escenario. “Primero, está demostrado que las mujeres aunque estén en tiempos de crisis no dejan de usar cosméticos, quizás consumen en menor cantidad o más económicos pero, por lo general, estos productos no faltan en su cartera. Y segundo, los hombres cada vez más están utilizando artículos de belleza y salud”, dice.

Para Marko Sarras, dueño de Lush -franquicia de productos naturales para el cuidado personal, que lleva seis años en el mercado local-, hay muy pocas industrias que crecen en tiempos de crisis y la cosmética es una de ellas “ya que el bienestar de las personas es lo último que se transa”, dice.

Sarras asegura que no les ha afectado la crisis, ya que este año llevan un crecimiento de 12% en el primer trimestre.

Juan Pablo Concha, gerente general de EmuChile -empresa local de cosméticos en base a aceite de Emú-, explica que en recesión se genera un efecto de sustitución, ya la gente tiende a reemplazar  productos de mayor costo, por otros más económicos. Por eso, agrega, hay categorías que han resultado más afectadas, mientras que las de menor valor  han visto un crecimiento.

Concha cuenta que la firma logró aumentar en 35% sus ventas en el mercado local en los últimos seis meses, con el desarrollo de productos de menor valor orientados al consumo masivo. El ejecutivo detalla que esperan cerrar el año con una facturación cerca a los $ 1.000 millones.

El segmento masculino es un nicho muy importante para la industria actualmente. “Ellos se están atreviendo, lo que es bastante positivo para todos, ya que se abren nuevas oportunidades de negocio”, puntualiza Sarras.

Todo hace pensar que el buen momento va a continuar y que  en los próximos años la industria retomará sus niveles históricos de crecimiento, sobre 10% anual, agrega Márquez. De hecho, proyecta que en 2009 termine con una expansión de 7%.

Desarrollo en el exterior
Las perspectivas de desarrollo para la empresas chilenas, principalmente para las pymes, se dan en el extranjero. A nivel nacional la competencia es muy fuerte y tienen muchas barreras de penetración, comenta Márquez.

Las oportunidades están en países como Colombia, Ecuador y Perú, entre otros mercados de la región. “Muchas empresas ya están exportando sus productos con muy buenos resultados y aún hay mucho potencial”, asegura el ejecutivo.

Fernando Bascuñán, dueño de Elicina, empresa familiar que produce cremas de baba de caracol, explica que el 80% de su producción la exporta a 47 países, porque en el extranjero hay mayores posibilidades de crecer y encontrar nuevos nichos de negocios. “Si bien ha disminuido la cantidad de pedidos en lo que va del año, hemos sido capaces de aumentar el número de clientes en 12%, por lo que esperamos que la tendencia al alza continué”, asegura.

De acuerdo con Juan Pablo  Concha, durante este período de inestabilidad se han dado varias sorpresas, en el sentido de que se han abierto mercados que no tenían contemplados, como por ejemplo, Trinidad y Tobago y El Líbano.

Fuente: Diario Financiero

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion