¿Qué efecto ejercen los tacones altos sobre los hombres?

Las mujeres ejercen un poder oculto sobre los hombres. O mejor dicho, un poder visible que se encuentra en la base de sus pies. Son los tacones altos. ¿Cuál es el magnetismo que arroja esta prenda de vestir? Científicos de la Universidad de Bretagne Sud de Francia fueron en búsqueda de develar el misterio.

El origen de los tacones altos

Pese a que en la actualidad identificamos a los tacones altos como un artículo exclusivo para las mujeres (¡vaya que sería gracioso ver a un hombre caminando en plena calle con tacones!), sus orígenes nada tienen que ver con el uso que hoy se les da. Los tacones altos aparecieron en el antiguo Egipto, específicamente en las carnicerías. Para evitar entrar en contacto con la sangre y las vísceras de los animales, los carniceros mandaron a diseñar unos zapatos con unas plataformas especiales sobre los tacones.

Esta tradición también se impuso en la antigua Persia, lugar en el que los cabalgadores hacían uso de esta llamativa prenda. También tuvo presencia en Grecia y Roma, donde las mujeres dedicadas a la prostitución usaban estos tacones para diferenciarse de las mujeres que no ejercían tal oficio. En la época feudal, los hombres y mujeres aristócratas comenzaron a usar tacones. Y finalmente, a fines del siglo XIX, los tacones se convierten en un artículo exclusivo para las mujeres, con las connotaciones que ya conocemos.

Un extraño experimento

Los investigadores de la Universidad de Bretagne Sud eligieron a un grupo de voluntarias de 19 a 20 años, quienes fueron inmediatamente llevadas a las calles de París. Su objetivo era demostrar que los hombres sentían más atracción por las mujeres que llevaban tacones en comparación de las que no lo tenían. Para tal fin, se armaron 3 grupos, las primeras ataviadas con tacones de 0,5 cm., las siguientes con unos de 5 cm., y finalmente el tercer grupo con unos de 9 cm.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


La primera prueba era lanzar un pañuelo al piso y ver la respuesta de los varones. El resultado fue impresionante: las mujeres con tacones altos tenían un 50% más de posibilidades de que un hombre le recogiera su pañuelo. Luego, las mismas mujeres se pusieron en el papel de encuestadoras. Las mujeres que tenían los tacones más bajos lograron un 46% de éxito en su intento de obtener una respuesta de los varones, las de tacones intermedios alcanzaron el 63%, mientras que las mujeres de tacones de 9 cm. prácticamente batieron los récords al alcanzar un 83% de respuestas a sus interrogantes.

Conclusiones tras el estudio

Para el doctor Nicolas Gueguen, los resultados hablan por sí solos. Los tacones altos poseen un efecto magnético sobre los hombres, que él considera que se debe a que los tacones hacen resaltar la figura de las mujeres, levantan sus glúteos (el factor sexual interviene aquí) y generan confianza en las propias mujeres.

Para un sociólogo externo a ese estudio, Jean Claude Kaufmann, existe una tergiversación sobre el papel que cumplen los tacones en la sociedad actual. Considera que las personas que ven los tacones como un artículo sexista están totalmente equivocados y que, por el contrario, permiten a la mujer ejercer el poder en circunstancias determinadas.

Artículos Relacionados

comments