Sarkozy insiste en cambiar el sistema monetario internacional

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, reiteró hoy su intención de aprovechar la presidencia gala del G-20 para impulsar una reforma del sistema monetario internacional (SMI) y que el dólar no sea la única moneda de referencia, un proyecto que cuenta con la oposición de Washington y Beijing.

Pese a todo, Sarkozy lo situó en el centro de las prioridades de su año al frente del club que reagrupa a los países desarrollados y los emergentes un periodo en el que París también liderará el G-8, que reúne a las principales economías mundiales más Rusia.

El presidente francés se ha pasado los últimos meses de reuniones con los grandes líderes del mundo y a todos les ha hecho partícipes de su intención de cambiar el SMI, pero la idea no ha recibido una cálida acogida en EE.UU. y China.

Durante la presentación de las prioridades francesas al frente del G-20 y el G-8, Sarkozy volvió a insistir en la idea, aseguró que la reforma que tiene en mente no supone atacar al dólar, la divisa mayoritaria en los intercambios internacionales, si no una apertura a otras monedas.

Para el presidente galo el actual SMI es inexistente, se basa en la desregulación y genera desequilibrios y peligros que han quedado de manifiesto en la reciente crisis económica.

Por eso hacen falta, dijo, nuevas reglas que deberán ser establecidas por el G-20 y, en su opinión, gestionadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), una institución que Sarkozy prefiere ver pilotando la economía mundial “que diciendo a tal o tal país que tiene demasiados funcionarios”.

En general, Sarkozy pidió más control sobre los intercambios internacionales para evitar que se acrecienten los desequilibrios entre países y aseguró que propondrá la creación de “un código de conducta en materia de gestión de flujos de capitales”.

Fuente: Diario Financiero

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion