Singapur una inspiración de desarrollo para el Perú

Singapur es un país ubicado en la encrucijada entre las civilizaciones oriental y occidental. Al igual que el Perú es parte de dos civilizaciones. A diferencia de nosotros, ha sabido aprovechar lo mejor de ambas.

Cuando nació, era una pequeña isla con pocos recursos naturales recién independizada del dominio británico. Pero, con el paso de las décadas, acabó  por convertirse en un milagro económico y en un modelo global de éxito y de innovación.

Hoy Singapur es la ciudad-estado más próspera de Asia y del mundo, reina de la eficiencia energética y símbolo de modernidad. Es una mezcla de capitalismo privado e intervencionismo estatal. Una nación líder en educación, sanidad y competitividad económica.

Y sin duda, uno de los países del cual  se pueden extraer valiosas lecciones de desarrollo es Singapur, que a pesar de tener un nivel de desarrollo similar al del Perú en 1965, ha logrado transformarse en uno de los éxitos económicos y sociales más importantes del último medio siglo a través de la adopción de políticas adecuadas.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Precisamente, la figura de Lee Kuan Yew, considerado el padre de Singapur, es clave en esta transformación económica. Kuan Yew, ocupó el cargo de primer ministro desde 1959 hasta 1990 y ejerció un gobierno estricto en lo social, pero profundamente capitalista que, con la corrupción minimizada, impulsó la economía de esta joven nación hasta convertirla en uno de los países más competitivos del mundo.

Y para explicar el meteórico desarrollo de Singapur, ofrecemos las 5 claves del éxito de este país soberano insular de Asia, formado por sesenta y tres islas.

1. Acabar con la corrupción

Cuando Singapur se independizó definitivamente de Malasia en 1965 la mayor parte de su población era pobre, esto se debía en gran medida a que la malversación y el soborno eran parte integral de la vida pública. “Si quieres derrotar la corrupción debes estar listo para enviar a la cárcel a tus amigos y familiares”, decía Lee Kuan Yew con determinación y luchó hasta reducirla a su más mínima expresión.

A nivel estatal el Ministerio de Finanzas desarrolló un plan que incluía una serie de medidas como rotar a los funcionarios para evitar la formación de lazos corruptos o llevar a cabo inspecciones sin previo aviso. El Estado promocionó a medios de comunicación independientes y objetivos, que pudiesen cubrir imparcialmente todos los casos de corrupción.

2. Reforma judicial

Singapur defiende la pena de muerte como medida estricta para acabar con la delincuencia. Los asesinos y narcotraficantes por lo general terminan en la horca. Otros crímenes graves como violaciones y secuestros se castigan con largos periodos en la cárcel y azotes. Mientras que los asaltos y los distintos grados de vandalismo se sancionan con azotes y condenas más cortas.

3. La creación de empleo

A finales de los 60 se empezaron a construir algunas fábricas occidentales de tecnología, en los 70 se producían distintos tipos de placas electrónicas y en los 80 ya era un centro de fabricación de productos tecnológicos.

Singapur fue uno de los pocos países que daba la bienvenida a las inversiones extranjeras por las que se empezaron a construir fábricas y tenían toda la libertad para producir sin ningún tipo de intervención del Gobierno. Asimismo, las compañías extranjeras fueron seducidas con los bajos impuestos del país y con mano de obra barata y cualificada.

El objetivo de Lee Kuan Yew no era que Singapur sedujese de por vida al capital extranjero, lo que en realidad él quería es que los jóvenes ganaran experiencia en las compañías extranjeras y crearan empresas nacionales que fuesen capaces de competir en el mercado internacional.

4. Reforma educativa

A finales de los 60, cuando Singapur atrajo a compañías extranjeras para combatir el alto índice de desempleo, se les enseñaba a los jóvenes trabajadores a ser puntuales, a trabajar de manera responsable y a aprender a fabricar productos de alta calidad. Con estas características ellos mantenían sus puestos de trabajo, ganaban experiencia y aprendían el negocio.

El Gobierno de Singapur entendió desde un principio que si quería jóvenes capaces en las áreas que el país necesitaba, la única solución era cambiar por completo el sistema educativo. Hasta la actualidad el principal objetivo es lograr que los estudiantes piensen, analicen y resuelvan problemas por sí mismos. Además, les enseñan a que no deben limitarse en lo que está escrito en los libros de textos, sino que les obligan a ver más allá.

Te puede interesar: ¿Cómo logró Corea del Sur su milagro económico?

5. Creación de empresas estatales para ganar dinero y ofrecer más empleo

Una de las primeras empresas que creó el Gobierno con el fin de ganar dinero y crear más puestos de trabajo fue Singapore Airlines.“El primer ministro me dijo: Singapore Airlines ha sido creada por el Gobierno no para ganar prestigio, sino para ganar dinero. Así que si no empiezo a ver las ganancias la cierro sin titubeos”, recuerda Lim Chin Beng, exdirector general de la entonces recién creada aerolínea estatal.

No en vano, Singapore Airlines revolucionó la forma en que se atendía a los clientes. Controlaban cada detalle, desde la comida y bebidas, la forma en que se servían los alimentos, pasando por la comodidad de los asientos hasta la calidad de los auriculares. Como resultado crearon cientos de puestos de trabajo. Hoy en día es considerada una de las mejores aerolíneas del mundo. En la actualidad posee varias filiales de vuelos de bajo costo, cargo y hasta provee de comida aérea a otras empresas.

Vía: semanaeconmica.com/teleamazonas.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados

comments