Yodo: la poco conocida exportación chilena que brilla en el mundo

Quizás es una buena noticia. O no. Pero en el listado de empresas e infraestructuras estratégicas para EE.UU. –que se conoció gracias a WikiLeaks, la filtración de documentos diplomáticos más grande de la historia– América Latina figura muy poco.

De hecho, si se eliminan puentes e instalaciones fronterizas entre México y su vecino del norte, no está lejos de África.

De todas formas, en el caso de Chile, llama la atención que lo valorado no sea el cobre o el litio, sino el yodo.

¿Yodo? ¿Ese líquido prehistórico para desinfectar los rasguños? Sí. Sucede que es el gran “tapado” de la minería chilena. Con una extracción anual (2009) de 17.399 toneladas, su precio es altísimo: US$27 a US$ 30 por kilo.

“No hay mucho yodo en la corteza terrestre”, dice Roberto Mallea, investigador asociado del CIMM (Centro de Investigación Minera y Metalúrgica) en Santiago, “y Chile produce al menos la mitad de la producción mundial”.

Su valor reside en que, además de usarse en antisépticos y fármacos, es vital para las delicadas membranas polarizadoras (OPF) de las pantallas de cristal líquido.

En sintonía con WikiLeaks, la Compañía Minera Errázuriz anunció una inversión de US$140 millones, para 2011, en Pampa Camarones, cerca de Arica, con el fin de producir 400 toneladas mensuales de yodo refinado.

La empresa ya posee otras tres plantas, y compite con Soquimich, también gran exportador, por un mercado planetario cuya demanda se expande 3,14% anual.

El otro productor mundial relevante es Japón, que lo extrae de hidrocarburos gaseosos. “Su otra fuente es el cochayuyo, las algas marinas”, recuerda Mallea.
“Acá ellos están comprando grandes cantidades. El problema es que al llevárselas por toneladas y toneladas, erosionan las playas”.

¿El próximo informe secreto incluirá al humilde cochayuyo entre los activos vitales para Washington?

Fuente: América Economía

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion