¿Perdiste las llaves? ¡Abre las puertas con el chip implantado en tu mano!

llaves-chips

Algunos émulos de ‘cyborgs’ ya se han implantado microchips para controlar su vida diaria como el ingreso a sus casas con un solo con un ligero movimiento de su mano.

Toda esta aventura tecnológica de estos implantes, utilizados desde hace años en las mascotas, ya son el siguiente paso en la evolución humana. Entonces, si es frecuente el olvido de las llaves de la casa, ahora la opción es implantarse uno de estos chips en la mano.

Llaves del tamaño de un arroz

Emilott Lantz, residente de 25 años de Umea, es una de las primeras personas de Suecia que se ha implantado este tipo de microchip en su mano que funciona como una llave para la puerta de su oficina. Este tipo de micfrochips es del tamaño de un grano de arroz y pesa solamente 2 gramos.

Lantz formó parte de un experimento durante la conferencia Sime 2014 sobre tecnologías digitales, Internet y el futuro, que se realizó en Estocolmo. Para Lanzt, no siente que es el futuro,sino el presente.” De hecho, parece raro que no lo hayamos visto antes”, comentó .

Y es que uno de los usos más extendidos es la implantación en mascotas que ya portan estos microchips para su identificación, como en perros y gatos que llevan esta etiqueta subcutánea, sin que ningún dueño piense que su amigo más fiel se ha convertido, en realidad, en un ‘perrocyborg’.

microchips

Implantes del futuro

Kevin Warwick, profesor de cibernética en la Universidad de Reading (Reino Unido), decidió seguir los pasos de la serie “Exterminator” y en 1998 se implantó un microchip en el brazo con el que abría las puertas y encendía la luz o la calefacción de su casa.

Y en el 2002 dio un paso más allá: una interfaz neuronal implantada en su sistema nervioso que le permitió controlar un brazo robótico.

Y ya en EEUU, en el 2004, la autoridad que regula los alimentos y medicamentos en Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó la utilización del VeriChip, el primer implante en humanos de la tecnología RFID, la cual es una pequeña cápsula de vidrio de 11 mm de largo y 2 mm de diámetro.

Fue testado en 200 personas con Alzheimer, ya que este dispositivo nacía con el objetivo de recoger la información médica de pacientes en situación de emergencia donde cada microchip contenía datos de su portador y cuando era interrogado por el lector, respondía con un identificador único de 16 dígitos asociado a la base de datos del hospital.

Otras mentes ingeniosas le dieron otros usos al VeriChip. En ese año, una discoteca de Barcelona, Baja Beach Club , ofreció a sus clientes VIP la implantación de estos dispositivos para el acceso a zonas exclusivas e incluso para el pago de lo que consumían. Para la gerencia de la discoteca, quería solamente “ofrecer un mejor servicio y entretenimiento” por 125 euros.

Y no fue hasta el 2006, en que Citywatcher.com, una empresa de videovigilancia de Ohio, comenzó a utilizar los VeriChip para el control de sus empleados. Eso sí, fue un método voluntario.

Vía : eldiario

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion