5 razones para no pagar una Garantía Extendida

Si uno ha comprado un electrodoméstico, por ejemplo, es probable que se les ha ofrecido una Garantía Extendida donde el vendedor haya explicado todos los beneficios de la garantía y las consecuencias si el equipo tiene un desperfecto prematuramente.

Cabe anotar que la original garantía que brinda el fabricante, que en la mayoría de los casos dura un año y que garantiza cualquier desperfecto que pudiera provenir de un defecto de fabricación o de un mal funcionamiento de una de las partes.

Hay que saber que estas garantías son pólizas que se compra para evitar pagar por reparaciones o sustitución del producto en caso de que le suceda algo. De cierta forma, es similar cuando se compra un seguro para un auto o seguro médico.

Pero, la pregunta es, ¿vale la pena pagar por una Garantía Extendida?

Razones para no pagar una Garantía Extendida

La respuesta es un rotundo no. Estas políticas son un gran negocio para estos establecimientos pero son un pésimo negocio para el comprador. Hay cinco razones del por qué:

1. No son efectivas

Una Garantía Extendida siempre viene con una lista de exclusiones (en inglés, “fine print”). Esto significa que varios problemas no están cubiertos por esta garantía, como pantallas quebradas, virus de computadoras, , etc. Por ello hay que asegurarse que no cubre la garantía antes de comprarla.

2. La necesidad de reparaciones es cada vez menor

Actualmente, se fabrican mejores equipos electrodomésticos por lo que es cada vez es menor el porcentaje de productos que no necesitan reparación. Asi que probablemente es mas barata una futura reparación que el costo total de la Garantía Extendida.

3. Uno paga por el seguro que ya se tiene

La mayoría de los productos que se compra lleva algún tipo de garantía del fabricante. Si su compra falla prematuramente, esta garantía puede también cubrir la pérdida. Si ha caducado la garantía del fabricante, puede estar cubierto si uno pagó por su compra con una tarjeta de crédito. Muchos, pero no todos, tarjetas de crédito ofrecen algún tipo de protección de la garantía.

4. Tienen disposiciones engañosas

Generalmente estos contratos de seguros cuentan con disposiciones engañosas con la intención de hacer efectiva la garantía. Lo común es que buscan excepciones en la falta de instalación por personal de la propia empresa vendedora; falta de embalaje, el uso inadecuado del producto, rotura de sellos y fajas, etc.

5. La letra pequeña puede ser costosa

La mayoría de las garantías extendidas vienen con letras de impresión muy fina. Casi nadie lo hace, pero las compañías saben exactamente lo que dice la letra pequeña. Sus abogados escribieron para protegerlos. Hay que recodar que estas empresas hacen dinero al evitar reclamaciones.

Vía: Entrepreneur.com
Foto: metro.pr

Deja un comentario