60% de conciertos en el país generan pérdidas a empresarios

conciertos

Sólo en el mes de abril, un total de quince artistas extranjeros se presentarán en la capital. Para el mes de mayo se ha calculado la llegada de otros diez más. Solo en la primera semana del presente mes, cuatro agrupaciones ya ofrecieron sus respectivos recitales. Pero, ¿cuál es el problema de fondo con respecto al negocio de los conciertos en el país?

El presidente de las productoras a cargo de la realización de espectáculos musicales, Jorge Fernández, considera que le cuesta mucho trabajo hacer coordinar a los empresarios que traen a los artistas extranjeros pues “cada uno cree tener la verdad sobre lo que le gusta a los peruanos”.

La atomización musical y la sobreoferta provocaron que dos reconocidas bandas como New Order y Keane tocaran el mismo día, ejemplificando esta problemática de coordinación en las productoras que llenan fechas de conciertos con músicos de un perfil similar, impidiendo conseguir aforos más representativos en cada presentación.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Lima, al ser una plaza mucho más pequeña que Santiago, Buenos Aires o las ciudades de Brasil, hace más complicado el tener un público específico para cada concierto que se realizar en la capital. Para Fernández, el hecho de que una banda como The Killers que llevó cerca de 30 mil personas en 2009, significa un retroceso el que haya congregado cerca de 10 mil asistentes este 2013. Ello lo lleva a considerar que el Perú es un mercado que solo está apto para recibir a un ‘megaartista’ por mes.

Otro problema para los empresarios es el tener costos logísticos tan grandes que sobrepasan el millón de dólares, mientras que el costo de traer a un artista de costo media bordea los 700 mil a 800 mil dólares por presentación. Además, el empresario, reconoce la falta de locales apropiados para este tipo de eventos, lo cual perjudica a la indsutria por el costo que hay que asumir al montar grandes escenarios, juegos de luces  y sonido, diseñar las entradas y salidas, colocar los baños y la seguridad. Todo ello, según Fernández, encarece el negocio.

Finalmente, considera que hay un desconocimiento por parte de la mayoría de los empresarios, pues estos no saben qué es lo que está pidiendo el mercado antes de traer un artista a Lima. Si bien es cierto que es sencillo traer a un artista latino más de una vez, ello no ocurre en el caso de las agrupaciones o artistas de origen anglosajón. Por ello, solamente “cuatro de cada diez conciertos generan ganancias”, el resto de los empresarios termina sin ver los frutos de su inversión.

Vía: Gestión.pe

comments

Autor entrada:

Deja un comentario