Alimentos andinos del futuro

A razón del Día Mundial de la Alimentación, instaurada por la FAO, el Gobierno se comprometió a promover el consumo interno de los alimentos nativos: cereales (maíz amiláceo, maíz morado, tarwi, cebada), leguminosas (frejoles, pallares, habas, garbanzos) y granos andinos (quinua, kiwicha, cañihua). Pero el reto no sería tan fácil como pareciera, según los productores, industriales e investigadores. 

En primer lugar se encuentra la limitación de los precios. “¿De qué sirve que se estimule el consumo? La quinua está entre los 9 y 10 soles el kilo en los mercados, pero en los supermercados llega a 12 o 14 soles. En tanto, una familia pobre compra fideos que están a menos de dos soles la bolsa en cualquier bodega. Ahora, los alimentos nativos no son productos populares, están dirigidos a personas con recursos mayores”, afirma Luz Gómez, jefa del departamento de cereales de la Universidad Agraria La Molina.

Mejorar las semillas
El problema con las variedades andinas es su baja productividad, que encarece su producción. La gerente general de Industrias Alimenticias Cusco (Inca Sur), René Taboada, refiere que el Gobierno no se ocupó durante las últimas décadas de mejorar la calidad de las semillas de los alimentos andinos, para que rindan más por hectárea. Por ello, dijo que la mayoría de productores ha destinado estos alimentos solo a su propio consumo.

Gómez agrega que no solo se trata de investigar las variedades y lanzarlas al campo. “También se debe estimular la producción, con todo el paquete incluido. Hay que ver el financiamiento y buscar conectarlos con los compradores”, refiere, tras indicar que el Estado no solo debe promover la agroexportación de la costa que favorece solo a una veintena de familias.

El ex presidente del comité de menestras y otros granos de ÁDEX y gerente general de Sun Packers, Germán Abregú, resalta que no producimos lo suficiente ni para el mercado interno ni para el exterior, pese a quedar claro que productos como la quinua son el alimento del futuro por sus propiedades nutritivas, incluso frente a la carne.

En tanto, el ex presidente de Conveagro, Luis Zúñiga, comenta que resulta urgente la promoción de estos cultivos por un tema de seguridad alimentaria. En esa línea, deja en claro que el Perú solo es autosuficiente en papa y arroz, el resto lo tiene que importar en mayor o menor medida.

Víctor Noriega, director general de Competitividad Agraria del Ministerio de Agricultura, asegura que sí existe una real voluntad por parte del Gobierno de promover este consumo, no solo es una cuestión declarativa. Por ello, refiere que la comisión multisectorial que se formó para llevar a cabo este programa tiene como primera tarea elaborar la planificación de una estrategia. Asimismo señaló que el Instituto Nacional de Innovación Agraria tiene la meta de mejorar las variedades andinas.

Mejorar la productividad, los precios, los hábitos de consumo a través de la difusión serán las herramientas para redescubrir lo nuestro. La mesa está servida.

Fuente: El Comercio

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion