Asociatividad Empresarial

Asociatividad Empresarial

La globalización lograda gracias a los mecanismos de comunicación, han convertido al planeta en una gran aldea global, en la que las nuevas tecnologías y hábitos de consumo saludables están al acceso de todos, gracias a la Internet. El incremento del comercio internacional, la proliferación de las empresas multinacionales con sus productos estandarizados y la progresiva homogenización de la oferta han provocado una reacción de un gran número de consumidores, de regreso a lo natural respetando la individualidad de los compradores, una reacción natural del individualismo humano contra la masificación de los consumidores.

Si a lo expuesto le añadimos la reducida tasa de crecimiento  de los mercados, locales e internacionales y la disminución  de la  fidelidad de los clientes,  vemos que existe un ambiente de turbulencia en el que deben operar las PYMES, turbulencia que no solo trae amenazas sino que también representa una época de grandes oportunidades.

Ante este entorno cambiante las empresas encuentran que sus recursos son limitados y ven la necesidad de buscar aliados, formando redes de cooperación empresarial. Las empresas de manera voluntaria comparten costos, riesgos e información para incrementar el nivel de competitividad facilitando el acceso a los mercados, asumiendo compromisos de manera colectiva, que no podrían hacer de manera individual.

Los procesos asociativos no se dan de manera espontánea, tienen que ser inducidos y acompañados en sus primeras etapas para poder apoyar la formación de una base de confianza entre los participantes, condición  necesaria para el éxito de los esquemas de Asociatividad Empresarial.

Por Alejandro Siles, docente de CIDE-PUCP.

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.