BM advierte que Perú no reduce su desigualdad de oportunidades

Perú, bandera

Hace 20 años, la mitad de los peruanos era pobre. Ahora, lo es un tercio. Se explica sobre todo por el crecimiento de la productividad y del empleo en todos los sectores, incluyendo los de intensiva mano de obra. Hemos tenido un avance importante y, sin embargo, disparejo.

En las últimas dos décadas, la pobreza se redujo en 20 puntos, pero las brechas sociales en solo 2. Ello implica que salen de la pobreza sobre todo quienes durante su infancia tienen las herramientas básicas: nutrición adecuada, atención en salud, acceso a educación, agua potable, electricidad, saneamiento, entre otros.

Esas herramientas se concentran en ciudades de la costa; privilegia a hablantes de castellano y a quienes tienen padres con estudios y, en menos casos, favorece a varones sobre mujeres. Así lo reveló el estudio ¿Está el piso parejo para los niños en el Perú?, desarrollado por el Banco Mundial y Grade.

La desigualdad de oportunidades que expone el documento es injusta porque no depende del esfuerzo o talento de cada peruano, sino que se basa en servicios y bienes básicos que deben recibir los niños, al margen de factores como raza, género, ingresos económicos de sus padres o lugar de residencia.

“Es una discriminación sistemática, que viene de largo tiempo. A algunos hasta les parece normal”, apunta Jaime Saavedra, director de Equidad y Reducción de la Pobreza, del Banco Mundial.

Región. La investigación abarca por primera vez en el Perú el Índice de Oportunidades Humanas (IOH), que mide cobertura de herramientas básicas y equidad de oportunidades.

Así, revela que comparado con 18 países de América Latina, el Perú es más desigual en la distribución espacial de oportunidades: “Si se comparan las provincias de Argentina, los estados de Brasil y todas las divisiones políticas subnacionales, se halla que el IOH de Lima en acceso a electricidad está en el 20% superior del ránking regional, mientras que la sierra peruana (urbana y rural) está en el 10% inferior”. En acceso al agua potable, todas las áreas rurales del Perú se encuentran en el 15% inferior.

El documento, que nos compara con 18 países de América Latina y el Caribe, concluye que con un IOH de 43 sobre 100, el Perú se ubica en el puesto 14 en acceso a agua potable. Solo en la región andina el promedio de IOH para acceso a agua segura es de 71 sobre 100. Ocupamos el puesto 15 en acceso a electricidad, y el 10 en acceso a saneamiento básico. “En 2010 y 2011 hubo inversión en cobertura de agua potable, pero fue muy marginal como para movernos en el ránking”, precisa Saavedra.

El IOH para niños peruanos libres de desnutrición crónica es de 53, y el de graduación de la educación primaria a tiempo es de 50.

En general, se concluye que la sierra y selva rurales del Perú ofrecen más desventajas a los niños peruanos.

Fuente: ElComercio.pe

{fcomment}

Deja un comentario