Caída en el sector textil empieza a desacelerarse

En el primer bimestre del año las exportaciones de prendas de vestir retrocedieron una vez más, al experimentar una caída de 9,25% respecto de similar período del año anterior.

No obstante, si se compara la cifra con la reducción registrada en el último trimestre del 2009 (superior a los dos dígitos) la data de Aduanas revela que la caída de los envíos al exterior empieza a desacelerarse. 

Según José Luis Peroni, presidente del Comité de Confecciones de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), la ligera mejora en las cifras respondería básicamente a dos factores: la recuperación de algunos pedidos de EE.UU., que empiezan a llegar en forma más continua, y la captación de nuevos clientes.

Y aunque es cierto que el mercado venezolano (segundo en importancia) sigue reduciendo en forma significativa su demanda (de tener un peso en las exportaciones de 34,1% en el 2008 bajó a 23% en el 2009) afectado por la devaluación del bolívar y las restricciones impuestas por el gobierno de Hugo Chávez, Peroni asegura que hay razones para estar optimistas, pues el mercado estadounidense empieza a incrementar lentamente su participación como destino de las exportaciones. Solo en el 2009, y pese a la crisis, aumentó casi dos puntos su participación en el ránking.

RECOMPOSICIÓN
El también presidente del Comité de Confecciones de ÁDEX manifestó que la severa crisis por la que atravesó el sector textil y confecciones en el 2009 trajo como consecuencia una recomposición de los destinos.

“La crisis nos golpeó duramente y eso obligó a redoblar esfuerzos para buscar nuevos clientes y especialmente mercados”, anotó. Asimismo, destacó el caso de Brasil, que de no figurar en el ránking del 2007, para el 2009 pasó a ocupar el puesto once, al colocar órdenes de compra por un poco más de US$15 millones.

“Existen mercados que empiezan a aparecer en el mapa y que contribuirán a compensar en el mediano plazo la caída que experimentan nuestros mercados tradicionales”, sostuvo tras agregar que República Dominicana y Canadá también son un mercado potencial. Peroni dijo que la caída del sector continuará desacelerándose en los próximos meses y que para setiembre las cifras podrían terminar de estabilizarse. No obstante, alertó que el alza que experimentan sus principales insumos podría amenazar esa recuperación, pues los confeccionistas se ven obligados a absorberla, por lo que pierden rentabilidad.

Fuente: El Comercio

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion