Castañas: mercado sin inversión

En el 2007 el Perú exportó 3.200 toneladas de castañas por casi US$14 millones, pero no invirtió nada en su producción.

Ni siquiera los que la cosecharon tuvieron que zarandear el árbol para hacer caer el fruto. Tampoco hubieran podido hacerlo, porque el árbol de castaña puede medir hasta 50 metros de altura y tener un diámetro de cuatro metros.

Según la Iniciativa para la Conservación de la Naturaleza, programa de la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional, el Perú tiene 1,2 millones de hectáreas naturales de castañales. De esa extensión, 900.000 hectáreas han sido concesionadas y dan sustento a 4.500 familias de Madre de Dios. 

Según el especialista agrícola, Fernando Cillóniz, la castaña es una oportunidad para las poblaciones aledañas a los bosques, cuyas actividades no afectan a la planta, que deja caer el fruto cuando está maduro.

Para Raúl Mauricio, de la Maestría de Manejo Forestal de la Universidad Agraria La Molina, la agricultura migratoria y la ganadería han deforestado grandes castañales naturales, pese a la prohibición de talar esta especie.

Algunos productores están buscando darle mayor valor agregado, elaborando dulces y pasta, para generar una mayor rentabilidad.

Fuente: El Comercio

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion