Claves para mantener empresas eficientes

En el mundo actual el mayor desafío que enfrentan las empresas es cómo construir y mantener empresas viables ante un mercado y entorno que cambia constantemente. En ese sentido existe un modelo relativo de una empresa de alto rendimiento, realizado por la Consultora Arthur D. Little.

Así el punto de partida para cualquier compañía es definir sus grupos de interés (clientes, proveedores, empleados, distribuidores, entre otros) y sus necesidades. Y de este punto trabajar para llegar a la satisfacción de estos grupos. Si no lo están, será imposible obtener utilidades.

De acuerdo al modelo, una empresa progresista debe generar un alto nivel de satisfacción entre sus empleados, incentivándolos a mejorar en forma continua y a lograr innovaciones que representen cambios radicales.

El resultado consecuente será obtener productos de mayor calidad y servicios que darán lugar a un alto nivel de satisfacción entre los clientes.

Esta satisfacción llevará a hacer negocios en forma sucesiva y, por tanto, a un mayor crecimiento y a generar utilidades más considerables. Estos dos factores generarán un mayor nivel de satisfacción entre los grupos de interés. Este ciclo se iniciará de nuevo y permitirá la generación de un entorno de mayor calidad aun para los empleados. El esquema tiene entre sus principales características, los buenos procesos internos, los recursos que posee y la organización de la empresa.

Los procesos
En la actividad normal de una empresa, se trabaja con múltiples departamentos. Sin embargo, la organización por departamentos presenta algunos problemas. Además, los departamentos normalmente funcionan para maximizar sus propios objetivos, no necesariamente los de la empresa.

Entre los departamentos surgen obstáculos o se interponen dificultades y, por lo general, la cooperación no es la ideal. El ritmo de trabajo disminuye y a menudo se alteran los planes conforme pasan de un departamento a otro.

En la actualidad, las empresas centran su atención en la necesidad de administrar procesos más que departamentos. Estudian la manera de formar equipos interdepartamentales que administren los procesos empresariales centrales. Los mejores competidores serán los que demuestren haber alcanzado niveles de excelencia en la capacidad para administrar los procesos fundamentales de una empresa.

Los recursos
Para realizar dichos procesos, se requiere de recursos como la fuerza de trabajo, materiales, maquinaria e información. Estos recursos pueden ser propios o alquilados.
Por lo general, las empresas tratan de ser propietarias de sus recursos fundamentales para controlarlos. Pero en contextos de coyuntura como la crisis internacional, les conviene tercerizar la mano de obra o alquilar maquinaria, entre otros, minimizando los riesgos.

La organización
El aspecto organizacional de una compañía consiste en su estructura, en sus políticas y su cultura. La estructura y las políticas son susceptibles de cambio a pesar de las dificultades que representa al interior y exterior de la compañía. Sobre la cultura se sabe que es la más reacia al cambio, sin saber que ésta es la clave del progreso.

En general, las empresas deben trabajar con intensidad para alinear la estructura de su organización, sus políticas y su cultura con los requerimientos cambiantes que le exige un mundo globalizado y por las estrategias que se imponen en el mundo de los negocios.

Fuente: El Peruano

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion