Cómo el Grupo Graña y Montero logró una utilidad neta de US$148,7 millones en el primer semestre

Las grandes empresas ocasionalmente venden sus activos en desuso y los compradores adquieren activos usados que pueden repotenciar o reutilizar en sus negocios. 

El Grupo Graña y Montero tuvo una utilidad neta de S/148,7 millones durante los primeros seis meses del 2017, un 41,7% más que en el mismo período del 2016 debido principalmente a las ventas de activos.

De tal modo que ha logrado vender hasta el momento el proyecto Cuartel San Martín, Prinsur, la empresa canadiense Red Eagle Mining COrporation, la Compañía Operadora de Gas del Amazonas (COGA) y la firma de tecnología GMD. Todo ello por US$192,7 millones.

A través de una nota de prensa, Graña y Montero informó que sus ventas alcanzaron los S/2.847,3 millones, un 1,7% de crecimiento interanual, en tanto que el Backlog más los negocios recurrentes alcanzaron los US$3.197,4 millones.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




De tal modo que la deuda total consolidada al cierre del primer semestre fue de US$874,7 millones, cifra que incluye el saldo de la deuda asumida por la carta fianza de (la aseguradora) CHUBB por US$21,7 millones, y que supone una reducción del 19% respecto al cierre del año anterior.

¿Cuál es el significado de venta de activos?

Las grandes empresas tienen una variedad de activos que usan en sus operaciones para generar ventas y obtener ganancias. Si bien no es necesariamente una actividad regular para muchas compañías, vender ciertos activos podría ser necesario durante operaciones empresariales.

Así que la venta de activos significa que las compañías aliviarán sus operaciones de ítems valorizados por dinero en efectivo u otra compensación. Si bien las compañías minoristas venderán activos del inventario con frecuencia para generar ingresos, las cuentas por cobrar, las inversiones, propiedad, equipamiento o instalaciones también son activos vendibles.

Te puede interesar: 9 beneficios que tienen las empresas al aplicar la gestión integral de riesgos

Las empresas, por lo general, venderán activos fijos cuando no tengan más valor para la compañía. Por ejemplo, un fabricante podría vender la máquina que produce reproductores una vez que llega a la marca de 10.000 unidades producidas. Luego de este punto, el valor del equipamiento podría disminuir significantemente.

Un ejemplo claro de venta de activos a gran escala, lo tenemos con Odebrecht, la empresa brasileña investigada por corrupción en el Perú, que vendió sus activos más importantes en el país con el fin de ganar liquidez y sanear sus deudas. Tal fue el caso del local de San Isidro donde operaban cuatro filiales de la firma: Odebrecht Infraestructura, Odebrecht Energía, Brasken y Odebrecht Latinvest.

Vía: elcomercio.pe

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

comments

Autor entrada: Equipo Pymex P