Cómo manejar financieramente una microempresa

Karen Weinberger, consultora del Proyecto USAID/Perú/Mype Competitiva, expone algunos aspectos de carácter financiero en los que las micro y pequeñas empresas deben tener cuidado. Cuidado: de no seguir estos consejos, el riesgo de quebrar es alto.

Muchas mypes, con excelentes ideas y modelos de negocio, quiebran por diversos problemas, estando entre los más comunes los de índole financiera. Quizá la alta mortandad de las mypes se explique por este factor. Por ello, es importante que los empresarios de este sector se preocupen por este tema desde la concepción de la idea de negocio. De esta manera, estarán preparados para cualquier problema financiero.

A continuación, les presentamos, de manera resumida, aquellos aspectos en los que se debe tener más cuidado y algunas estrategias para afrontarlos.

Preocúpese por tener reservas suficientes. Sin caja, no hay posibilidad de crecer. Controle muy bien sus gastos y busque la eficiencia de su empresa en todas las operaciones que realice. Para eso debe establecer los mecanismos necesarios para controlar todos y cada uno de los gastos de la empresa. De no hacerlo usted mismo, verifique que el proceso se cumpla a cabalidad a través de una persona de su entera confianza.

Analice muy bien en qué momento su empresa tendrá problemas de caja. Es decir, que no tendrá el dinero suficiente para cubrir sus deudas. Esto es muy común en una empresa que está creciendo, pero debe estar preparado para hacer frente a esta eventualidad.

Conozca de cerca el movimiento de sus ingresos y egresos. Estudie con detenimiento en qué momentos del año se darán sus mayores gastos y en qué otros llegarán los ingresos. Si usted se compromete a pagar en una fecha determinada, y por cualquier imprevisto no estuviera en la capacidad de cumplir con su obligación, su imagen y reputación podrían verse afectadas. Peor aún, su empresa podría quebrar.

Tenga un presupuesto para contingencias o imprevistos. Supongamos que su proyecto consiste en la producción de espárragos. Usted ya cosechó y ahora debe transportarlos al aeropuerto para su embarque. En el camino, el camión sufre un desperfecto y debe contratar de inmediato a un nuevo transportista. Por eso, deberá tener siempre algo de efectivo o una línea de crédito que le permita cumplir con sus obligaciones a pesar de los imprevistos. En caso contrario, perderá el negocio y los ingresos por la venta de los espárragos.

Seguramente, este gasto adicional disminuirá la rentabilidad de esa operación de venta, pero al hacer este pago, los ingresos por la venta llegarán a la empresa, el cliente se sentirá satisfecho porque se cumplió con lo prometido y la reputación de la empresa será salvada.

Asuma el costo de ser poco conocido. Una nueva empresa tiene un mayor costo de financiamiento que una que ya está en el mercado y que tiene la posibilidad de mostrar operaciones y activos que avalen su nivel de endeudamiento. Por ello, el costo de financiamiento será mayor. Con el tiempo este costo probablemente disminuya, pero asuma que el costo de ser nuevo en el mercado es mayor. En la medida en que su negocio crece y se consolida, disminuye el riesgo que toda nueva empresa tiene. Por lo tanto, usted estará en una mejor posición para negociar con el sistema financiero.

Haga cuadros simples y revíselos diariamente. La contabilidad para efectos tributarios tiene sus propios parámetros y formas de presentarse, que no siempre ayudan a controlar las operaciones de la empresa ni a tomar decisiones. La contabilidad administrativa, por el contrario, brinda la información necesaria para guiar la empresa y tomar decisiones oportunas. Haga cuadros simples, manéjelos usted mismo y revise la posición financiera de la empresa todos los días.

cifras&datos
– En el Perú, cada año se registran 300,000 nuevas empresas, pero otras 200,000 dejan de operar. Esto revela un alto nivel de mortandad empresarial.
– Contribuyendo con el 42% de la producción y generando el 78.2% del empleo, las mypes son el motor de la economía nacional.
– En promedio, 2 de cada 10 peruanos empezaron un nuevo negocio o están al frente de una empresa naciente. Pero de cada 100 empresas nuevas, 80 cierran antes de los tres años.

Fuente: Gestión

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion