Conociendo a las pymes exportadoras

Se estima que en el quinto año de las empresas, del sector pyme, que se han iniciado en la exportación, solo quedan entre un 20% y 25%. El resto deja la actividad exportadora por una diversidad de motivos.

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) han logrado un crecimiento importante en los últimos años, siendo fuente de trabajo para miles de familias y motor de la economía peruana.

Como primer punto, es necesario definir los segmentos pymes que están orientados a la exportación. El primero es el de los emprendedores, que requieren desarrollar muchas actividades y herramientas para exportar.

El segundo segmento es el que está inserto en la cadena exportadora, pues brindan servicios a grandes empresas que tienen afinados sus procesos productivos, acordes a las exigencias del mercado, pero les falta la parte comercial, la cultura empresarial orientada a la exportación. El tercer segmento corresponde a las que están en la actividad en un proceso inicial, pero se enfrentan al problema de la sostenibilidad. Hay cifras que indican una alta mortalidad empresarial.

Factores
Para el Gerente de PymeAdex, Roberto Molero, uno de los factores que determinan dicha tendencia, es la propia estructura de nuestra economía, lo limitado del acceso al financiamiento y la falta de tecnología, sumado a la carencia de las propias empresas en aspectos tan importantes como el de desarrollo de productos, acordes a las tendencias del mercado.

“Existen ejemplos como en Ecuador o Colombia en donde, por política de Estado, si uno quiere ser una empresa formal tiene que asociarse a algún gremio especializado, acá no ocurre eso; si no lo estima conveniente, la empresa no se asocia y por lo tanto el empresario ‘camina solo”. “No valoran el hecho de agremiarse, no lo ven como una inversión sino como un gasto”, refirió.

En el caso de las pequeñas empresas exportadoras y las que ya están apuntando a ser medianas, se concentran en varios subsectores, como la artesanía, joyería, agroindustria (principalmente productos naturales), confecciones, manufactura en general como la metalmecánica. Su principal característica en la actualidad es que registran un índice bajo de inversión y no están apuntados a mercados muy exigentes.

Mercados
Según un análisis de la Gerencia de Pymes de Adex, el mercado natural de estas empresas son los países de la región, principalmente los países vecinos por la cercanía, el idioma, la idiosincrasia y los acuerdos comerciales que les permiten ingresar productos con arancel cero. Además los volúmenes se adecuan a lo que requiere el comprador. En mercados como Estados Unidos o Europa hay más aceptación en productos como las artesanías o productos hechos a mano, que el adicional de responsabilidad social.

En el caso de las pequeñas empresas que recién están empezando, se da un problema de desconocimiento del proceso mismo de exportación. Las pymes confían en sus compradores internacionales y no aseguran la operación mediante los mecanismos existentes en el mercado, lo que les acarrea incluso el incumplimiento del pago.

Otro problema que enfrentan las pymes exportadoras es la inestabilidad política de algunos países de la región que cambian las reglas con mucha facilidad, como lo que ocurrió con Ecuador que instauró medidas paraarancelarias, también el caso de Venezuela, con el retraso de los pagos; y Argentina que impuso permisos de importación. Algunos de estos casos fueron producto de la crisis.

El otro lado de la moneda son Colombia y Chile, que tienen una política comercial más abierta y en donde existe una mayor oportunidad de crecimiento.

Asimismo, muchas pequeñas empresas exportadoras carecen de áreas o gerencias de comercio exterior o exportaciones, que les permitan identificar nuevos mercados y hacer planes de negocios.

Problemática
La falta de facilidades a las pequeñas empresas exportadoras, para que accedan al financiamiento es otro de los principales problemas. Molero manifiesta que por más que se ha demostrado que los pequeños empresarios son los mejores pagadores -su tasa de morosidad es mínima- hasta ahora enfrentan dificultades para acceder a créditos. Se les piden garantías muy altas y al no cumplir con estas, se les castiga con tasas de interés muy altas.

En el campo exportador, el Estado ha promocionado algunos productos como el Sepymex, instrumento que garantiza hasta el 50% del capital de trabajo siempre y cuando sea ligado a la exportación. El Fogem es otra alternativa, para la compra de activos fijos como son las maquinarias. De la misma manera, para hacer envíos está el Exporta Fácil, que no solo permite obtener la devolución del IGV, sino del drawback.

Por todo ello, y cumpliendo con la labor de promover este importante sector de la economía nacional, hemos planteado que la nueva Ley Mype contemple mayores mecanismos para promover el crecimiento de aquellas pequeñas empresas que ya están dando sus primeros pasos para convertirse en medianas empresas y que por ese hecho están perdiendo algunos beneficios que sí reciben las pequeñas empresas.

Beneficios
“Las mypes (micro y pequeñas empresas) reciben varios beneficios en el marco de la Ley Mype, ¿pero qué pasa cuando la pequeña empresa evoluciona satisfactoriamente, pero no al punto de ser una mediana empresa con todas sus fortaleza?”, se preguntó Molero.

Dijo que en ese escenario, la naciente mediana empresa, que en muchos aspectos es pequeña aún, pierde todos los beneficios, como leyes laborales más flexibles y el pago del IGV adelantado, lo que en un mediano plazo las hace retroceder. Molero refirió que la idea, realmente, es que esas empresas crezcan de forma sostenible y se hagan grandes.

Número primo
32% del total de las empresas exportadoras pertenecen al sector de las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Fuente: Gestión

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion