Empresas de Bolivia se trasladarían a Perú por mayor apertura comercial

La Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia informó hoy que grandes y medianas empresas del sector confecciones, manufactura y joyería bolivianas están evaluando trasladarse a Perú, ante la caída en sus exportaciones por la falta de apertura comercial de su país, que perdió los beneficios arancelarios de Estados Unidos y tampoco está negociando un Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea.

“Las empresas bolivianas ven que Perú cuenta con condiciones apropiadas para instalarse en ese país y aprovechar el mercado estadounidense vía el TLC que Perú ha suscrito”, manifestó el gerente general de la Cámara Nacional de Exportadores, José Rivero.

Cabe señalar que a fines del año pasado EE.UU. suspendió a Bolivia los beneficios de la Ley de Promoción Comercial Andina y de Erradicación de las Drogas (ATPDEA) y este 30 de junio deberá tomar una determinación respecto al restablecimiento de dichos beneficios.

 Sin embargo, autoridades de Washington han adelantado que Bolivia no los recuperaría si no inicia cuanto antes una lucha frontal contra el narcotráfico, de acuerdo con los convenios internacionales en actual vigencia.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




En ese sentido, Rivero dijo que la situación en Bolivia se torna muy difícil pues no hay casi posibilidades de prorrogar estos beneficios y muchas de las empresas bolivianas que exportan al mercado estadounidense ya dejaron de subcontratar a otras empresas y además han reducido su capacidad instalada y recortado en 30 por ciento el número de empleos.

“El siguiente paso es cerrar las empresas, esperamos no llegar a esa situación pero no vemos mayores opciones”, manifestó a la agencia Andina. Comentó que otro mercado importante para Bolivia es la Unión Europea, pero lamentó que ese país se haya automarginado del proceso de negociación comercial que realizan Perú, Colombia y Ecuador con los europeos.

“Sólo queda el mercado interno pero es muy pequeño, las empresas tendrían que trabajar dos meses para cubrir todo el mercado y parar por el resto del año”, dijo. Comentó que la situación de acceso a nuevos mercados en Bolivia es muy precaria pues hay una visión política muy sesgada que impide que se genere una agenda económica comercial permanente con visión de Estado, dejando al sector empresarial a la deriva y sin rumbo.

“Esta situación está animando a las empresas a irse del país, hay una corriente general de buscar alternativas más estables para el desarrollo de las empresas, con una visión de largo plazo de acceso a nuevos mercados”, declaró.

Destacó que Perú ofrece incentivos para atraer inversiones y esos mecanismos son los que facilitarán el traslado de las empresas bolivianas, principalmente las que se encuentran en la ciudad de La Paz.

Rivero precisó que las empresas del sector confecciones, las más afectadas por esa situación, son las mayores generadoras de empleo en el país y, en consecuencia, tienen una fuerte repercusión social. “Creo que las empresas que se piensan trasladar a otros mercados, como Perú y Chile, generan más de 50,000 empleos en Bolivia”, comentó.

Resaltó que por las características culturales y la capacidad de mano de obra, no hay dificultad en trasladar las empresas de Bolivia a Perú o también a Chile, en especial Arica, en el caso de empresas del sector maderero.

“Mientras que las condiciones sean adversas en Bolivia o continúen en un deterioro habrá muchas más empresas que van a poner los ojos en Perú y Chile, que son los destinos que atraerían las inversiones de La Paz, que es donde se siente más el conflicto”, declaró a Andina.

Cabe señalar que a ello también se suman las demoras en los pagos de Venezuela a empresas bolivianas por las exportaciones de textiles, problema que también perjudica a las empresas peruanas.

El Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), una entidad privada que asesora a empresarios bolivianos, acusó el mes pasado a la burocracia de Venezuela de provocar una caída en las exportaciones de Bolivia a ese país, lo que a su vez causó un déficit en la balanza comercial bilateral de diez millones de dólares.

Fuente: Andina

comments

Autor entrada:

Deja un comentario