Grandes empresas empiezan a retrasar pagos de facturas a pymes proveedores

A medida que la demanda decae y las ventas se reducen, las grandes compañías han comenzado a retrasar los pagos a las pequeñas y microempresas (pymes) que las proveen de bienes o servicios.

Tal situación se observa desde mayo, y se hizo más palpable en junio y julio, cuando las corporaciones optaron por dilatar los pagos de las facturas a las pymes, ahondando los problemas de liquidez de estas últimas, señalaron ejecutivos del sistema financiero.

Las entidades financieras, como bancos y cajas municipales, que atienden a las pymes, han observado cómo los flujos de caja de estas se deterioran al punto que ahora necesiten de apoyo para superar tal coyuntura.

“Esto se ha dado con mayor énfasis desde finales de mayo. Sí, es cierto; negar que existe esta situación sería un exceso de optimismo: algunos clientes (pymes) con vínculos con grandes empresas están afrontando problemas de liquidez”, manifestó al diario Gestión el presidente de la Caja Municipal de Trujillo, Raúl Valencia.

Otros ejecutivos indicaron que algunos bancos, ante este escenario, vienen aplicando diversas políticas para asegurarse de que las microempresas cumplan con el pago de sus obligaciones financieras.

Así, están pidiendo más fiadores solidarios que respalden los nuevos créditos a pymes; y requieren pagarés o letras para darles préstamos, ya que estos instrumentos facilitan enormemente el embargo, en caso el deudor incumpla con sus pagos.

Otras entidades financieras han optado por suprimir los préstamos a pymes con la garantía de facturas, ya que estas, al no ser títulos valores, no son de gran ayuda en la cobranza de las deudas impagas.

Pero, fuera de estos mecanismos preventivos, bancos y cajas municipales no dan la espalda a las pymes (proveedoras de grandes compañías) que ya tienen el problema encima, y para aliviarles sus dificultades de liquidez extienden hasta 24 meses los plazos de los créditos que originalmente les concedieron a un año.

“Los problemas de esta naturaleza han sido atendidos con prioridad. Las cajas municipales, como la de Trujillo, han ampliado el plazo de los pagos a 18 y hasta 24 meses, dependiendo de la situación de la microempresa. Ese es el principal instrumento de apoyo que estamos ofreciendo”, destacó Valencia.

Precisó que estas reprogramaciones de pagos, se están dando bajo el marco de la normativa que emitió en febrero la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS).

Sin embargo, puntualizó que solo entre el 5% y 8% de la cartera de créditos de las cajas municipales, afronta alguna dificultad a raíz de la demora en los pagos de las grandes compañías a las pymes que son sus proveedoras.

“Este problema se enfoca principalmente en las pymes que proveen a corporaciones textiles y agroindustriales. No es preocupante para las cajas municipales, porque la mayoría de nuestros clientes atiende al mercado doméstico. Para nosotros, esta diversificación es una fortaleza”, subrayó.

Cifras
– 1.3 millones de microempresas tienen créditos en bancos y cajas municipales.
– 4.46% fue la morosidad de los créditos bancarios a microempresas, a junio.

Lo que falta:

Acelerar los pagos
La liquidez de las pymes no solo está ajustada por el retraso en los pagos de sus facturas por parte de las corporaciones privadas; también las complica la demora de sus clientes en el sector público.

Entidades públicas, mayormente los ministerios, están alargando los pagos a las pymes que son sus proveedoras, reportaron ejecutivos bancarios. El presidente de la Caja Municipal de Trujillo, Raúl Valencia, propuso la creación de mecanismos para acelerar los pagos del sector público, a fin de no agregar más dificultades a las pymes.

Fuente: Gestión

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion