¿Por qué a veces no funciona la publicidad de las pymes?

Un pensamiento radicado en la mente del pequeño y mediano empresario es que el solo hecho de realizar publicidad (no importa el tipo de ésta), hará que se multipliquen los panes. Nada más lejos de la realidad.

Sin embargo, no es necesario contratar a un estudio de mercadotecnia para hacer nuestra publicidad más atrayente. Debemos tener en cuenta ciertos aspectos antes de mandar a imprimir nuestro panfleto.

-Definir los usos principales. No se debe realizar ningún tipo de publicidad sin saber antes qué obtendremos a cambio de ella. 

-Debemos tener en cuenta el objetivo: lograr contactos, darnos a conocer en el mercado, presentar al producto  remarcando las características del mismo frente a la competencia, y el lograr ventas inmediatas.

-A quién lo estamos dirigiendo. No existe nada peor que realizar una publicidad en varios medios y que en ellos nuestro anuncio mencione el mismo mensaje. Clasifique cuál es su mayor fuente de ingresos, el sexo y la posición de consumidores y podrá realizar un impacto mucho más favorable de su publicidad.

-Sea objetivo. Es común que uno publique una publicidad porque piensa que tiene lo que uno quisiera leer o el servicio perfecto. Aprenda a mirar su aviso con otros ojos. Véalo como un cliente real. ¿Realmente sirve tanto texto?; ¿queda algo en claro luego de leerlo tres veces?; ¿compraría por el aviso?; ¿los datos de contacto están claros? No hay nada peor que realizar una publicidad pensando en uno mismo.

-Sea repetitivo. Es mejor repartir cinco panfletos en 20 mil domicilios que un panfleto en 100 mil destinos. La repetición es la base del éxito. Puede que nuestro cliente no necesite nuestros servicios en el momento que le entreguemos la publicidad, pero quizás en una semana o en un mes sea diferente la situación.

Si su publicidad será impresa en un periódico, note que si hace un aviso de página completa, lo notarán quizás 10 mil personas, pero solo una vez. En cambio, si hace el mismo aviso, pero de 1/8 de página durante siete días, lo verán 70 mil personas o las 10 mil personas durante toda una semana.

-No importa el tipo de publicidad que realice. Lea y envíe el texto a sus clientes y a sus íntimos para que evalúen el mismo y noten si existe algún contenido ofensivo para la gente. A veces puede salirnos el tiro por la culata y obtener mala fama por una palabra de más.

-Sea sincero. No hay nada más terrible para el cliente que obtener publicidad confusa o engañosa con los precios. Respete al cliente ante todo, y haga lo indispensable para mantener un matrimonio con el mismo. Sin él, usted no podrá vivir.

-Por ultimo, recuerde que toda publicidad debe ser repartida. Es un síntoma común que uno apenas recibe sus nuevos folletos a todo color, a página entera y en papel de lujo, no los reparte. Cada vez que haga publicidad, trate de distribuirla de ser posible en la misma semana, así podrá recuperar rápidamente la inversión y prepararse para una nueva venta. (www.masterdisseny.com)

Fuente: El Peruano

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion