Keiko Fujimori y PPK presentan sus hojas de ruta

hojas de ruta

Los comandos de campaña de las dos fuerzas políticas que pasan a la segunda vuelta en las elecciones generales del 2016 –Fuerza Popular y Peruanos por el Kambio– se reunieron por separado y han dado a conocer sus millonarios proyectos de inversión en infraestructura que sacarían al país de la parálisis económica.

Mientras la candidata Keiko Fujimori ha puesto énfasis en la recta final de la primera vuelta en los temas de la seguridad ciudadana y el shock de inversiones anunciado en la última CADE, el ex primer ministro Pedro Pablo Kuczynski insiste en priorizar algo similar: un paquete de proyectos que dinamicen el actual enfriamiento económico a base de 4 reformas estructurales.

Shock de inversiones

Por lo pronto, la agrupación fujimorista enarbola un agresivo shock de inversiones para reactivar la parálisis económica. Se trata del uso de los recursos del Fondo de Estabilización Fiscal (FES) que de US$ 9,159 millones en la actualidad ha sido reducido a US$ 7,904 millones, porque el Ejecutivo retiró el diferencial para pagar gastos corrientes del deficitario presupuesto de 2015.

Lee también: Los temas económicos de Keiko Fujimori y PPK

Para los técnicos de Fuerza Popular, el FES “puede convertirse en una gran locomotora de un crecimiento con características inclusivas al contemplar inversiones sociales”.

En esta misma lógica, se propone crear mecanismos de cofinanciamiento de inversiones públicas con el fin de promover que los gobiernos regionales inviertan sus recursos –apoyados por el gobierno central– en el cierre de las brechas prioritarias en infraestructura.

Los cálculos de dicha brecha están en márgenes de inversiones que van de US$ 160,000 millones a US$ 121,000 millones. Si esto es así, indican en el plan de gobierno, solo en carreteras, y de manera prioritaria, el Plan Nacional de Infraestructura de la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN) calcula una inversión aproximada de US$ 11,000 millones de dólares en carreteras para el período del 2016 al 2020.

Fuerza Popular también se compromete a ejecutar íntegramente el proyecto ‘Mejoras a la Seguridad Energética del País y Desarrollo del Gasoducto Sur Peruano”, de modo tal que –llegado el momento– el productor de gas del Lote 88 suministre el hidrocarburo al concesionario del Gasoducto Sur Peruano.

El plan de PPK

Peruanos por Kambio plantea cuatro reformas estructurales básicas:

  1. Desarrollo de la formalización de la economía, que permitiría a miles de empresas medianas y pequeñas integrarse a la formalidad
  2. Nueva reforma tributaria moderna que ponga énfasis en la reducción de la evasión.
  3. Programa de infraestructura que sea el impulsor del crecimiento de largo plazo.
  4. Modernización del Estado.

Sobre esa base, el plan de gobierno del partido del economista Pedro Pablo Kuczynski propone un nuevo régimen tributario temporal –de diez años– para las pequeñas y medianas empresas, a las que se les ofrecerá que opten por la formalización a través de dos alternativas: pagar 10 % de sus utilidades por 10 años; o aportar el 2.5 % de sus ventas brutas a cuenta de su impuesto a las utilidades, también por 10 años.

La reforma tributaria consiste en la reducción de un punto porcentual por año en el impuesto general a las ventas (IGV) hasta llegar al 15 % en 2019. Los cambios legales permitirían a las grandes empresas que facturen 2,300 UIT o más que puedan descontar el íntegro de su inversión física en contra de su monto de impuestos.

Sin duda que en ambos programas económicos tanto de Fuerza Popular como de Peruanos por el Kambio, no hay diferencias sustantivas. Tranquilamente se pueden complementar –señalan los expertos– con miras a salir de la actual economía de crisis y retomar la senda del desarrollo, e implementar las reformas de segunda generación que tanta falta le hacen al Perú en su marcha al primer mundo.

Vía: Correo
Foto:altavoz.pe

Artículos Relacionados